CAPITAL FEDERAL -  Este martes el juez Ricardo Basílico decidió revocar la prisión domiciliaria de Amadou Boudou, condenado a cinco años y diez meses de cárcel por la causa Ciccone Calcográfica. La Cámara de Casación Penal deberá definir si el veredicto se hace efectivo.

Hasta que el fallo quede firme el ex vicepresidente continuará en prisión domiciliaria. Esto podría demorar entre uno a cinco meses, porque la defensa de Boudou apelará la decisión del juez, la causa pasará a la Cámara de Casación Penal y ese tribunal será el encargado de definir si la sanción se hará efectiva o no. 

Pero antes de que quede firme este fallo, que llevará a Boudou nuevamente a una dependencia del Servicio Penitenciario Federal, continuará habitando la lujosa casa de Avellaneda que alquiló a principios de año, y en mayo comenzaría el período que lo habilita a pedir salidas transitorias.

Boudou, que fue condenado a cinco años y diez meses de cárcel en la causa que investiga la compra de la imprenta Ciccone Calcográfica, cumple con la prisión domiciliaria desde abril de 2020, beneficio otorgado teniendo en cuenta que su presencia era necesaria para compartir con su esposa el cuidado de sus dos hijos menores en época de pandemia.

En 2018 Boudou fue sentenciado por el Tribunal Oral Federal 4, por negociaciones incompatibles con la función pública y cohecho pasivo. Los jueces consideraron en el proceso que para rescatar la imprenta que estaba en bancarrota Boudou recibió como coima el 70% de las acciones de la calcográfica. 

Si bien el abogado defensor Alejandro Rúa y Asesoría Tutelar de Menores coincidieron en la importancia de la presencia de Boudou en en la casa para el desarrollo de sus dos hijos, el fiscal Colombo justificó el pedido de vuelta a la cárcel porque Boudou tiene condena firme por la Corte Suprema y porque los menores están al cuidado de la madre de ellos.

Paula Olivetto, diputada nacional, criticó la reciente decisión del juez y expresó: "Yo voy a tener que volver a la facultad de derecho como alumna porque después del fallo de Fornari y lo que pasa con el caso Boudou todo lo que aprendí no sirve para nada. Evidentemente es un tema político. El kirchnerismo está ejerciendo el poder sobre algunos jueces que cambian su postura según el Ejecutivo. Y subyace que no somos iguales ante la ley, que los jueces no tienen independencia y ponen a la gente en la anomía. La sociedad quiere que los corruptos que robaron no estén disfrutando en sus mansiones".