MAR DEL PLATA - El conflicto se originó en la parada de San Martín y la costa donde el chofer de las líneas 531, 532 y 533 le negó a una mujer el acceso al colectivo ya que no quedaban asientos disponibles. Pese a ello, la joven se subió y finalmente, tras la insistencia del resto de los pasajeros, desistió de su postura.

Minutos después, al llegar a la parada de Libertad y Nasser, en el barrio 9 de Julio, dos hombres comenzaron a insultar al trabajador de la empresa 12 de Octubre. Tras arrancar la mampara de nailon colocada por prevención, le arrojaron al menos tres piedras.

Producto de la feroz golpiza, el chofer sufrió la caída del párpado de su ojo izquierdo, la lesión del óculo y la córnea, además de cortes en el pómulo y terminar con la cara ensangrentada.

"La gente tiene que entender que los choferes no somos los responsables, somos trabajadores. Los únicos perjudicados en primera instancia son los pasajeros y en segundo, los choferes", comentó a la página 0223 el colectivero agredido.