ESTADOS UNIDOS (ADNSUR) - Un padre mató a golpes a su hijo de dos años porque no paraba de llorar. El hombre de 26 años se encuentra detenido por homicidio. El crimen ocurrió en Texas​, Estados Unidos, el 5 de junio y ahora el asesino se enfrentará a un juicio que podría dejarlo en la cárcel de por vida.  

James Alan Coleman de 26 años declaró a los oficiales que el niño de apenas dos meses de nacido estaba llorando la noche del 5 de junio. Contó que a las tres de la mañana lo llevó a una sala y lo sentó en una silla para bebé.

Pero después, como el pequeño no paraba de llorar, lo cargó y comenzó a sacudirlo de un lado hacia otro. También lo apretó varias veces

Le fracturó el cráneo a su bebé porque no paraba de llorar

El acusado declaró que durante su "ataque ira"  el bebé se "golpeó" la cabeza y ya no reaccionó. En ese momento, advirtió de la grave situación a su pareja y llamaron a la emergencia. El niño fue internado de urgencia en el centro médico local y murió días más tarde. 

Los registros del tribunal demostraron que el bebé tenía fractura de cráneo y en las costillas y la causa de su muerte fue por una hemorragia interna del cerebro.

Coleman enfrenta cargos de asesinato y permanece en la cárcel con una fianza de 100 mil dólares a la espera de un juicio.