MENDOZA - Un grupo de presas le dio una golpiza a Micaela Méndez, de 27 años, acusada junto a su pareja por el femicidio de Florencia Romano, tras ser trasladada al penal de Almafuerte II, en Cacheuta. Durante su primera noche en la cárcel, la mujer fue recibida con una golpiza.

Por el hecho se investiga a las oficiales penitenciarias que se encontraban a cargo de ese sector, a donde se encuentran algunas internas que fueron llevadas desde El Borbollón para mejorar sus condiciones de encierro frente a la situación de pandemia del coronavirus (Covid-19).

Por ese motivo, la Inspección General de Seguridad (IGS) intervino de oficio y busca establecer si existió algún tipo de negligencia por parte de la funcionarias públicas o si la zona fue liberada, explicaron fuentes consultadas.

Justamente, en las últimas horas trascendió que los detectives manejan el dato de que Méndez no se encontraba el sábado en la vivienda de Gutiérrez cuando la menor fue brutalmente asesinada y que por ese motivo podría terminar desvinculada del expediente en los próximos días. 

Lo cierto es que fue alrededor de las 2.55 cuando la propia Méndez le informó al personal penitenciario que había sido agredida por su pares, en el sector de Admisión.

Ante eso, fue trasladada a Sanidad, donde un médico la revisó y constató que presentaba algunas escoriaciones. Debido a que no se trataba de heridas de gravedad, no fue necesaria su derivación a un hospital.

Méndez se encuentra detenida desde el martes, cuando fue detenida junto a su pareja, Pablo Ramón Arancibia (33), por la desaparición de Florencia Romano.

La tarde del jueves, fue imputada como coautora del delito de femicidio, momentos antes del hallazgo del cadáver de la adolescente.

Fuente: El Sol