ROSARIO (ADNSUR) – En las últimas horas ordenaron la prisión preventiva a una mujer de 33 años, que fue imputada por intento de homicidio en la ciudad de Rosario, acusada de intentar matar a su hijo de 11 años prendiéndolo fuego, lo que le provocó al niño heridas en el 28% de su cuerpo.

La acusación es por "homicidio doloso calificado por el vínculo en grado de tentativa". Según la investigación del fiscal de la causa, Adrián Spelta, el ataque ocurrió el miércoles pasado alrededor de las 23 en una vivienda ubicada en la calle Barra al 3.400 de la zona oeste de Rosario, donde la mujer roció con alcohol a su hijo de 11 años y le arrojó sobre su cuerpo una vela encendida, mientras el niño dormía.

A raíz de la combustión generada, el nene despertó y salió desesperado a la calle pidiendo ayuda a los vecinos, quienes le brindaron los primeros auxilios y llamaron a la policía.

El menor fue trasladado al Hospital de Niños, donde los médicos constataron que presentaba heridas por quemaduras en el 28 por ciento de su cuerpo que le afectaron la zona del abdomen, tórax y brazos, por las que continúa internado en la sala de cuidados intensivos de ese centro asistencial.

Entre las pruebas presentadas por el fiscal, fueron contundentes los testimonios de los vecinos y los de la propia madre de la acusada, quien dijo que no era la primera vez que su hija maltrataba a su nieto, así lo informó Télam. Por lo que el juez Nicolás Foppiani aceptó formalmente la acusación del fiscal y dictó la prisión preventiva efectiva por el plazo de ley que es de dos años.