Un hombre condenado por un robo obtuvo un permiso para salir de la cárcel en forma transitoria, pero en vez de regresar cambió de apariencia y se quedó bailando en un boliche de Trelew hasta la madrugada.

El preso debía volver el sábado a las 20 horas al Instituto Penitenciario Provincial, donde se encuentra alojado ahora. 

Ese mismo día, aprovechó para cambiarse el look: se hizo tatuajes y se cortó el pelo. En vez de regresar a la cárcel, el hombre desapareció sin dejar rastro.

La nueva apariencia del condenado no impidió que efectivos lo descubrieran en un conocido boliche de la ciudad, ubicado en un pasaje, en la zona céntrica.

Los agentes montaron un operativo y recapturaron a este hombre, que regresó al Instituto Penitenciario Provincial, situado en la Ruta 3 entre Trelew y Puerto Madryn.

Según fuentes policiales, esta persona fue encontrada en el boliche cuando la noche estaba finalizando, el domingo alrededor de las 6 horas.

Al día de hoy, no se sabe con certeza si el condenado planeaba fugarse o prefirió "estirar el permiso" hasta al madrugada.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!