SAN LUIS (ADNSUR) - Una mujer le cobró la jubilación a su madre y se fue de viaje dejando a la anciana viviendo en un viejo colectivo abandonado. La situación fue descubierta por los vecinos de San Francisco del Monte de Oro, en San Luis, porque la damnificada de 78 años no tenía dinero para comprar lo más mínimo para sobrevivir y salió a golpear puertas para pedir comida.

Cuando la gente se dio cuenta lo que ocurría, le dieron aviso a la policía. La abuela les contó a los efectivos que su hija le cobró la jubilación y se fue con el dinero y el marido a otra provincia, dejándola sola y sin nada para mantenerse.

Según fuentes policiales, la abuela con su hija y la pareja llegaron de Mendoza y se instalaron unos tres años atrás en San Francisco.

Los efectivos le dieron intervención a la comisaría de Atención a la Niñez, Adolescencia y Familia (Canaf) de Quines y se inició una causa por averiguación incumplimiento de los deberes de asistencia familiar, informó el diario De la República..

Además procuraron conseguirle ayuda de inmediato y se comunicaron con personal del hospital de San Francisco y también de la Intendencia de la localidad puntana.

De la encuesta socioambiental surgió que la abuela tiene serias dificultades para caminar lo que casi le impide subir y bajar del colectivo, no tiene un baño decente y sufre hipertensión. Además estaba bajo tratamiento psicológico.

Después de varios días e intentos “pudimos ubicarla (a la hija de la anciana) por teléfono, pero nos respondió que no tiene plata para volver a San Luis y dice que no sabe cuándo podrá viajar. Enviamos todas las actuaciones a la Canaf de Quines. Mientras, efectivos, personal del hospital y del Municipio están ayudando a la abuela”, comentaron.