COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR/ESCUCHÁ LA ENTREVISTA) - El comisario Andrés García, Jefe de la Brigada de Investigaciones, se refirió a los allanamientos que se realizaron este viernes por la mañana en Comodoro Rivadavia y Caleta Olivia en el marco de una investigación por robo de cables de cobre a distintas empresas de la región. En diálogo con Actualidad 2.0, García indicó que "la investigación comenzó en noviembre cuando personal de Investigaciones que cumplía servicio en YPF detuvo a dos empleados de una contratista que robaban cables de cobre tipo sintenax, y nos permitió llegar al comprador del cable, y concluir que no solamente se le robaba a esta empresa sino a otras empresas, contratistas, e incluso a la SCPL"

Mencionó que se realizaron 15 allanamientos en Comodoro y uno en Caleta Olivia, donde "secuestramos importante cantidad de información, equipos de telefonía celular y almacenamiento digital, junto con unos 2 mil kilos de cobre".

Más allá de este accionar, recordó que "durante la investigación ya habíamos hecho el secuestro de un camión en el módulo norte con un cargamento 1500 kg de cobre, y días después detuvimos uno en Trelew que llevaba 5 mil kilos de cables".

En el transurso de la investigación "determinamos quién producía el acopio, compraba el cobre, y hacía envios mensuales a Buenos Aires, esta un mismo reducidor", y puntualizó que "esto tiene un valor importante,$ 370 pesos el kilo". a modo de ejemplo, ilustró que "en 2019 se sustrajeron 20 mil kilos de cobre sólo a la empresa YPF".

Detalló que los allanamientos se realizaron en "varios galpones del barrio industrial y del cordón forestal, y en los domicilios de los empleados 'infieles' de las empresas, que aprovechaban sus horas de trabajo para sustraer cable de cobre para luego venderlo a este reducidor."

García aclaró que por cuestiones de sumario, los nombres de los empleados y de las empresas afectadas no se difundirán todavía, pero señaló que el delito no se inscribe dentro de una asociación ilícita ya que son "distintos empleados que terminaban en un mismo reducidor, que se encargaba de comprar, acopiar y enviar a Buenos Aires", por lo que "se avanzará en las imputaciones individuales".