CAPITAL FEDERAL (ADNSUR)- La Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) emitió este domingo un comunicado en el que repudió el accionar del Ricardo Alberto Russo, capturado este miércoles por pornografía infantil.

Según publica La Nación, los médicos nucleados en la institución resaltaron “la tarea de los miles de pediatras que anónimamente honran su profesión”. 

“En estado de shock, azorados, silenciosos, meditabundos. Así hemos estado los pediatras desde que los medios difundieron la noticia hace unas pocas horas un hecho policial, tal vez uno de los más deleznables, relacionado con el abuso infantil y perpetrado por un pediatra”, comienza el texto.

“Los interrogantes de los padres, amigos y hasta de nuestra propia familia, por un momento, nos mostraron que alguien mancilló con vileza nuestra profesión. Tanto nos golpearon los hechos que esa 'tarde negra', puso un manto de duda en nuestra modalidad de atención. Por un momento se quebró la confianza de la sociedad hacia la figura de quien desde hace más de un siglo vela por la salud de los niños y adolescentes y orienta a las familias”, sigue la misiva. 

En este marco, desde la SAP destacaron que “el Tribunal de Honor de nuestra Sociedad se expidió en una primera instancia decidiendo la suspensión como miembro activo y exclusión en todas las actividades académicas y científicas institucionales”. Y agregaron: “un hecho al que estadísticamente consideraríamos como un ‘outlier’, no puede deshonrar al resto, quienes consistentemente elegimos y desarrollamos esta especialidad con el alma. Por eso en estos momentos de desconcierto, desde la Sociedad Argentina de Pediatría, destacamos la tarea de los miles de pediatras que anónimamente honran su profesión”.

El caso

Ricardo Alberto Russo era el jefe del Servicio de Inmunología y Reumatología del Hospital Garrahan, ubicada en el barrio porteño de Parque Patricios. El médico trabajaba en ese lugar hace 26 años y fue capturado mientras se encontraba trabajando. En los archivos que encontraron en dos de sus computadoras allanadas había al menos 800 fotos y 70 filmaciones de niños de entre 6 meses y 14 años con contenido sexual explícito.

 El caso tuvo origen a raíz de la operación denominada "Luz de Infancia III" llevada a cabo por las autoridades de Homeland Security de los Estados Unidos (FBI) y del Ministerio Público de la Acusación de Brasil, a través de la cual pusieron en conocimiento al Ministerio Público Fiscal de la CABA de la existencia de varios hechos de distribución de contenido pornográfico infantil llevados a cabo por usuarios radicados en este país, a través de la plataforma P2P "E-mule".