CALETA OLIVIA - La pequeña de sólo cuatro años había sido operada el viernes por las lesiones provocadas por un abuso sexual reiterado "no está en condiciones" de someterse a una cámara Gesell, según informa el diario Tiempo Sur. La Justicia aguardaba conocer su testimonio, pero se habría determinado que padece un retraso madurativo. Este sábado por la tarde habrá una marcha pidiendo justicia.

El caso que tiene en vilo a la ciudad norteña tuvo ayer un duro revés para los investigadores, que con desazón conocieron que la pequeña internada desde hace una semana por lesiones que le provocaron el abuso sexual reiterado, no podrá brindar datos de quién o quiénes fueron sus atacantes.

Tal como informó TiempoSur en la víspera, se pretendía que la niña pudiera brindar un relato con el acompañamiento de peritos del Poder Judicial en Cámara Gesell ni bien estuviera en condiciones de hablar. Sin embargo, fuentes vinculadas al caso indicaron que esto no sería posible debido a que, al parecer, padecería de un retraso madurativo.

El viernes de la semana pasada, el defensor oficial, Walter Martínez, impulsó una denuncia penal y otra en el fuero civil, luego de que los abuelos de la menor lo visitaran para denunciar que en el hospital Pedro Tardivo y tras un examen ginecológico a la nena de 4 años, se le había detectado lesiones provocadas por abusos sexuales que venían de larga data.

GUARDA

Tanto la pequeña como sus hermanos de 10, 7 y 2 años están actualmente bajo la guarda de sus abuelos, por imperio de una medida excepcional decretada por las Oficinas de Infancia de la Municipalidad de Caleta Olivia, que había recibido denuncias por el estado de abandono que padecían las menores, de parte de su madre.

Ayer, la abuela de las nenas dijo, en declaraciones a medios caletenses, que en enero detectaron que en la vivienda del barrio 3 de Febrero las pequeñas estaban “totalmente abandonadas, sin comida y la casa hecha un desastre”.

Ya desde el año 2013, las autoridades tenían conocimiento de los presuntos maltratos ejercidos por la madre, época en la que desde el área de Neonatología del hospital público se alertó a las autoridades cuando la niña de 4 años, entonces bebé, fue internada en grave estado. De allí la queja de los familiares por la inacción de las autoridades de Infancia.

Cuando el viernes pasado la abuela llevó a su nieta a una revisación médica “se le descubrió HPV, una enfermedad de transmisión sexual”. Esto motivó una cirugía y el análisis de una junta médica que habría determinado que “no sólo fue abusada, sino violada con un desgarro tremendo. A mí me duele el corazón”, indicó la mujer.

La abuela aclaró, tal como publicó TiempoSur, que se desconoce la veracidad e las versiones que indicaron que la madre de las menores las obligaba a prostituirse, algo que ni siquiera está planteado en la denuncia penal.

Vale recordar que en las últimas horas, cuando decenas de vecinos caletenses hacían circular por las redes sociales el rostro de la madre y del padrastro de la nena, a los que acusaban por los abusos, la mujer decidió hacer su descargo, en medio de acusaciones que iban desde hacer prostituir a sus hijas hasta “entregarlas” a su pareja.

La mujer de apellido Avila manifestó que el abuso podría venir de parte del abuelo de la nena o, incluso, del padre biológico de la menor. “Es pura mentira lo que ponen, jamás le haría daño a mis hijas ni las entregaría por plata… Por qué ensuciar así a mi pareja, que él nada que ver. El tiene hijos y familia que están mal por todas las giladas que inventaron… La nena no dormía solamente conmigo, se la llevaba su abuelo y su papá… Voy a hacer todo para encontrar al culpable, a mis hijas no les hice nada, las amo con todo el corazón”, escribió. Fuente: Tiempo Sur

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!