BUENOS AIRES (ADNSUR) - La policía encontró el cuerpo de Lorena Quilogran enterrado en la casa donde vivía junto a su pareja, en Ascensión, provincia de Buenos Aires. Los resultados de la autopsia dieron cuenta de un escenario violento y macabro: Lorena fue enterrada cuando todavía estaba viva.

Su pareja y padre de sus dos hijos más chicos, Horacio Ramón Báez, la asesinó de un hachazo en la cabeza y después, intentó simular una desaparición. Después de radicar la denuncia, Báez volvió a  su casa con total impunidad. Allí lo encontraron los policías cuando  allanaron el lugar y descubrieron el asesinato.

La mujer hallada muerta en el patio de su casa fue asesinada de un hachazo y enterrada viva

La autopsia confirmó que las heridas mortales fueron los hachazos que Quilogran presenta en la cabeza. También tenía golpes en la cara. Se encontraron restos de tierra en los pulmones, por lo que concluyeron que aún estaba con vida cuando la enterraron.

La víctima estaba en un sector tapado con leñas en el patio de la casa, y el hombre fue detenido pero se negó a declarar ante el fiscal de la causa, así lo informó TN.