Paula Yasmina Guerrero, acusada de matar a su hijo Milo Derto de dos años, declaró este martes por la tarde y negó haber asesinado a su bebé. “Yo no lo maté", afirmó y dijo que se quedó dormida y que cuando se despertó "el nene estaba morado". También se conoció que horas después de la muerte del pequeño la mujer intentó suicidarse.

Guerrero declaró ante la jueza Alejandra Provitola y quedó imputada por homicidio. Aunque ella lo niega. Según pudo saber Clarín, la mujer aseguró que se quedó dormida junto a su hijito de dos años y cuando se despertó lo encontró morado.

Dijo tambien que fue entonces cuando llamó a una tía suya y le dijo que el nene no respiraba. Cuando este familiar llegó a la casa, en Parque Patricios, llamó a la Policía, que activó un protocolo de traslado de urgencia.  Antes de llegar al hospital el chico ya había muerto.

Fuente de la investigación todavía mantienen sus sospechas sobre lo que pudo haber ocurrido el sábado al mediodía. Esperan una declaración fundamental: la del médico que recibió al nene cuando llegó al hospital Garrahan.

En su declaración, Guerrero habló también sobre la mala relación que mantiene con Felipe, su ex pareja y el padre de Milo. Describió al vínculo como una relación tormentosa con idas y vueltas que terminó con una denuncia por parte de él a ella ante la Oficina de Violencia Doméstica (OVD). El hombre aseguró que no había visto a la mujer en condiciones de cuidar del chico y pidió acceder a una tenencia temporal.

Lo que se conoció después de esa denuncia fue un video en la que se la escucha a Guerrero decir "antes de dárselo a él, me lo llevo conmigo". Los mensajes, los audios y los videos, siguieron durante el fin de semana. 

"Este lunes se lo iban a dar (a su papá), pero esta mujer lo mató", denunció Ayelén, la tía de Milo, a Clarín.

El reporte policial indica que el hecho ocurrió este sábado a la tarde en una casa de la avenida Caseros al 2400. Los médicos confirmaron que Milo había muerto por un paro cardíaco y que presentaba algunas marcas, aunque aún no pudieron determinar el origen.

"La muerte fue por un paro cardíaco y el informe preliminar de autopsia dice que Milo tenía el corazón de un tamaño mucho mayor al que debería tener un nene de su edad. Lo de las marcas podría referirse a las maniobras de resucitación que le hicieron para tratar de salvarle la vida", le confirmó a este diario una fuente con acceso a la causa.

De todos modos restan otros análisis, como los estudios histopatológicos, que pueden dar más información sobre el estado de salud de Milo en su corta vida.

La madre que pasó unas horas internada en el Penna debido a una crisis nerviosa y a un intento de suicidio, fue trasladada a la Alcaidía 12 B de la Policía de la Ciudad.

En el allanamiento se secuestraron dos celulares, una tablet y varios elementos relacionados con la causa, entre ellos prendas de vestir y almohadas.

Con información de Clarín

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!