ESQUEL (ADNSUR) - Juan José Ale, hijo del fallecido exjefe de la Policía del Chubut que fue encontrado culpable del abuso de dos menores, adelantó la decisión de presentar, junto a sus hermanos, "una denuncia contra el juez (Marcelo) Orlando, la fiscal (Alejandra) Hernández y el jefe de la Policía, Miguel Gómez porque los consideramos responsables de la muerte de nuestro padre".

Juan Luis Ale tenía coronavirus, estaba internado desde el martes pasado en el hospital zonal de Esquel y falleció este lunes tras complicarse su cuadro. 

“Mi padre estaba confinado, sin ventilación, donde había 5 casos positivos de coronavirus. Se solicitó que se lo envié a un lugar acorde a su edad y tampoco lo hicieron. Ellos sabían todo esto y aún así lo encerraron en un lugar donde había Covid 19. Lo llevaron a una comisaría para que se contagie y que se muera”, indicó su hijo, quien actualmente cumple servicios en una de las dependencias policiales de Esquel.

El ex jefe de la comisaría Quinta de Comodoro Rivadavia señaló que el juez "no tuvo ningún reparo en ordenar su detención a pesar que mi padre lo había denunciado ante el Consejo de la Magistratura. Tampoco le importaron las condiciones de salud de mi padre que tenía 69 años y era de riesgo ante esta pandemia”, señaló en diálogo con Radio 3.

Recordó además que su padre “no quiso que nosotros intervengamos en esta causa con el afán de preservarnos pero la Fiscalía se encargó que no sea así y vulneró los derechos de las víctimas. La ley es clara y no se debe ventilar la identidad del presunto autor de un hecho en preservación de las víctimas. Eso tampoco importó”. 

Consideró que "si hubiese ordenado un arresto domiciliario, no se hubiese agravado. En cambio, ordenó la detención en una comisaría por un presunto intento de fuga ridículo de una persona de 69 años, muy conocida".

También cargó contra la fiscal Hernández, quien "alegó el ‘peligro de fuga’ y utilizó las Brigadas especiales de la Policía para hacer inteligencia sobre el grupo familiar" y apuntó contra el jefe de la Policía, Miguel Gómez, "porque era quien insistía en el traslado y en el desarraigo de mi padre de esta zona. Lo quería enviar a un Centro de Detención donde había policías que habían sido desplazados o investigados por mi padre".