En enero de 2019, la avioneta que trasladaba al futbolista argentino Emiliano Sala junto con David Ibbotson(de 59 años) se hundió en el Canal de la Mancha en ruta desde Nantes hacia Cardiff.

Este miércoles en el juicio que se está celebrando en Gales para depurar las responsabilidades del caso se supo que el piloto que dirigía la avioneta nunca tuvo una licencia de vuelo nocturno.

El vuelo nocturno había sido organizado por el operador del avión, David Henderson, quien está siendo juzgado en el Tribunal de la Corona de Cardiff acusado de poner en peligro la seguridad del avión.

El jurado escuchó el miércoles que Henderson había contratado a Ibbotson para volar el Piper Malibu monomotor a pesar de que no estaba calificado para hacerlo. Los mensajes recuperados del teléfono de Henderson, después de que fuera arrestado en junio de 2019, mostraron que sabía al menos desde mayo de 2018 que Ibbotson solo tenía una licencia de piloto privado (PPL), lo que no le permitía volar por dinero.

La muerte de Emiliano Sala: el piloto no tenía permiso para vuelos nocturnos

John Overall, de la Autoridad de Aviación Civil (CAA), explicó que la calificación de Ibbotson para volar el Piper Malibu había expirado en noviembre de 2018 y añadió que no se ha podido encontrar ningún registro de que Ibbotson tuviera una autorización para volar de noche.

Cuando el fiscal Martin Goudie le preguntó si a alguien se le permitía volar de noche sin una calificación de vuelo nocturno, Overall respondió: "No. A menos que esté entrenando. Es una simple prohibición". Los mensajes leídos en la corte entre el acusado e Ibbotson desde agosto de 2018 mostraron que estaba al tanto de la incapacidad del piloto para volar después del anochecer.

Con información de La Nación

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!