COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) – Nicolás Capovilla salió a trotar en la noche del 26 de enero del 2016, y nunca volvió. Desde entonces su familia lleva adelante una incansable búsqueda, pero nada se sabe de él.

Al momento de desaparecer, Nicolás tenía 35 años y vivía en el centro de Comodoro Rivadavia, fue visto por última vez en los  primeros minutos  de la madrugada del 27 de enero del 2016, a través de un video registrado por unas cámaras de seguridad. La policía solo cuenta con esas imágenes para direccionar la búsqueda, ya que el joven dejó su celular en la casa. 

Cámaras de seguridad registraron al joven caminando por el centro en la madrugada del 27 de enero.
Cámaras de seguridad registraron al joven caminando por el centro en la madrugada del 27 de enero.

En septiembre del 2016, la Brigada de Búsqueda de Personas logró mejorar la grabación de una cámara de seguridad del cuartel de Bomberos. Allí se observa al joven salir de su casa en la calle Huergo el miércoles 27 de enero a la madrugada. Y se constató que también aparece minutos después, a la 1:35 , en las imágenes captadas por otra cámara sobre la calle Sarmiento. 

En mayo del 2018, el Gobierno Nacional dispuso una recompensa de 250 mil pesos a quienes puedan aportar  datos certeros, que permitan dar con el paradero de Nicolás.

La misteriosa desaparición de Nicolás Capovilla: cuatro años de búsqueda y esperanza

Nicolás es de contextura física delgada, pesa 65 kilos, mide 1,75, tiene cutis blanco, ojos claros y cabello castaño claro.

La familia del joven asegura que la investigación no avanza por falta de testigos. Y su hermana Cecilia,  lo recordó a cuatro años de su desaparición, a través de redes sociales.

“Estoy pensando que hoy se cumplen 4 años de la desaparición de mi hermano Nicolás. Cuatro años de inmensos y ruidosos silencios. Cuatro años remandola como puedo. Cuatro años de vacíos, ausencias, indiferencias y decepciones. Cuatro años de búsqueda. Cuatro años con la esperanza de saber de Nico. Cuatro años por la Verdad y la Justica”, escribió.