CAPITAL FEDERAL - La jueza federal María Servini tomó intervención luego de que decenas de nombres de agentes de inteligencia -que debían mantenerse en secreto- volvieron a filtrarse en un expediente judicial. Por esto, le ordenó a su colega Cecilia Gilardi Madariaga de Negre que reserve esta información que estaba publicada a la vista de todos en el sistema de consultas de causas judiciales.

Se trata de la misma lista de agentes de inteligencia ya se había filtrado en septiembre pasado cuando fue puesta a disposición de los acusados en la causa de Lomas de Zamora en que se investiga el espionaje ilegal realizado sobre políticos y periodistas. 

Esto motivó un escándalo, ya que algunos agentes eran operativos destinados en el extranjero y tuvieron que se repatriados.

A raíz de aquella filtración de Lomas de Zamora, que estaba contenida en un libro de actas escaneado, que se subió a la red de consulta de causas, la jueza María Servini y el fiscal Eduardo Taiano investigan si se cometieron delitos.

Ahora , tres de los exagentes expuestos en ese momento reclamaron a la Justicia una indemnización de 2 millones de pesos cada uno por los daños que les produjo la difusión de su identidad. Estos exagentes iniciaron una demanda que recayó en el juzgado en lo Contencioso Administrativo N°8 a cargo de la jueza Cecilia Gilardi Madariaga de Negre.

Las demandas, más la documentación que la acompaña -en este caso el mismo libro de actas escaneado que se había filtrado en septiembre pasado, con los nombres de los agentes- volvió a hacerse público, pues estas constancias fueron subidos a la web de consultas de causas del Poder Judicial como “de libre acceso”, es decir, para el público en general.

Advertida esta circunstancia por el área de asuntos jurídicos de la Agencia Federal de Inteligencia, (AFI) la interventora Cristina Caamaño presentó la denuncia, al igual que lo hizo antes, para que se investigue la conducta y que se disponga reservar la información.

Fuente: La Nación