ESQUEL (ADNSUR) - El personal del cerro La Hoya advirtió que el domingo 5 de enero, entre la medianoche y la 1:30, el candado de acceso estaba roto y registraron huellas en el lugar. Cuando observaron las cámaras de seguridad detectaron un  intenso movimiento de al menos dos vehículos en el lugar durante ese lapso de tiempo.

Las camionetas que circularon por el sector fueron dos, según confirmó a EQSnotas.com el apoderado del centro, Nicolás Herrera. 

Allí rompieron la cadena de acceso y candados y dieron vueltas por el cerro.

Por estas horas relevan faltantes en las diferentes dependencias.

En el lugar quedaron huellas en la zona más inaccesible al público, que servirán para la investigación, detalló el medio de Esquel. Según los primeros datos, al llegar al lugar una persona se bajó de una de las camionetas aparentemente con intenciones de chequear si hay alguien en el lugar.  Luego subieron por el camino lateral, donde se dificulta la circulación. 

La denuncia fue realizada en la Policía local y en la Fiscalía. No se descarta que se agregue  vigilancia de Gendarmería Nacional en el sector.