Este viernes, Cinthia Acosta, quien se desempeña como cabo primera, arribó con el móvil policial a Playa Centenario, y comenzó a recorrer el lugar con su linterna. En un momento, se topa con algunas prendas de ropa que parecían de una chica desparramadas por la costa.  Un tiempo después, logró encontrarla en el agua. 

La mujer policía no titubeó, no había tiempo. Decidió arrojarse al agua con su uniforme oficial y afortunadamente pudo tomar contacto. "Ella se negaba a regresar a tierra, por lo que tuvo que forcejear para conseguirlo", informó El Cordillerano.

“Se resistió, quería seguir avanzando aguas adentro, pero logré convencerla y sacarla a la playa”, relató Cinthia, aún conmovida por la situación.

Una vez que pudieron llegar a la playa, fue contenida y le dieron ropa seca junto a sus compañeros y esperaron a que llegara la ambulancia. Luego fue trasladada al Hospital Zonal.

Cinthia integra la fuerza policial rionegrina desde hace 11 años y actualmente cumple funciones en dependencias de la Comisaría Segunda.

Por otra parte, Acosta aseguró que fue una situación "triste e inesperada" la que tuvo que vivir. "No sabemos lo que nos puede tocar en cada turno" manifestó.

En relación a este tipo de situaciones, indicó que como mujer policia, intenta dialogar y ser paciente con las personas, y que la pandemia intensificó los malos tratos de la gente y los conflictos.

Por último aseguró que no ha recibido agresiones por parte de la gente y que la mayoría de los efectivos policiales son "frios" y no reaccionan, aunque luego algunas situaciones genera impotencia.