ESQUEL (ADNSUR) - El contador de Esquel y ex funcionario del Gobierno de Chubut, Martín Sandoval, radicó en las últimas horas una denuncia por extorsión contra una masajista de esa ciudad. El hombre la acusa de haberlo filmado durante una sesión y luego pedirle dinero para no revelar las imágenes. Entre este miércoles y el jueves, efectivos de la División Investigaciones de la Policía del Chubut realizaron operativos en una casa del barrio 133 Viviendas, donde secuestraron celulares, una computadora y otros objetos útiles a la investigación.

Sin embargo, y según publica EQSnotas, la historia que relata el ex subsecretario del Ministerio de Familia de la provincia tiene ribetes que llegan hasta la misma conducción del área provincial. Sandoval no duda que esta situación tiene un trasfondo político que toca a la misma ministra Cecilia Torres Otarola.

De acuerdo a las declaraciones del ex funcionario, si bien tuvo algunas sesiones de masajes el año pasado en el gabinete que tiene la mesoterapeuta, niega que en este marco haya habido una situación ligada con lo sexual.

Contó que el martes recibe un llamado donde le dicen que tenían “documentos y videos suyos” que iban a trascender si no pagaba $35.000. Ante esto, Sandoval decide hacer la denuncia en la fiscalía local adjuntando los antecedentes que tenia hasta ese momento.

Más tarde, con conocimiento de los investigadores, hizo la entrega del dinero que termina afirmando el delito de extorsión. Sin embargo, Sandoval esperaba que la mujer quede detenida y eso no sucedió.

Lo cierto es que el ex subsecretario de Familia tiene la sospecha que detrás de todo lo sucedido hay un fuerte condimento político y liga a la mujer que le solicitó el dinero con la Ministra de Familia, Cecilia Torres Otarola.

Luego de realizada la denuncia se llevaron adelante dos allanamientos “Estaba las orden para realizarlo a las 19 horas” manifestó el contador y agregó que allí se realiza el primer registro “donde se constata que estaba el dinero, se retienen los celulares y una computadora y se establece que no había un sistema de filmación ni de grabación”.

Sin embargo, una vez concluida la diligencia, Sandoval vuelve a recibir mensajes y audios amenazantes del mismo teléfono con que había tenido contacto antes, lo que demuestra que este móvil no había sido secuestrado. Es así que se ordena un segundo allanamiento y se secuestran más elementos.

Martín Sandoval asistió al lugar de la cita y pagó. Los propios investigadores le indicaron que debía hacerlo para que quede determinado el hecho extorsivo.

Sandoval profundiza sobre la cuestión política y aclara que teme por su integridad física y la de los suyos. “Desde el momento que uno entra a la  política sabe que pasa a ser una persona visible. Molesta porque se están metiendo con cuestiones familiares y están buscando erosionar desde ese lugar. Mi salida del área tuvo cuestiones de índole familiar, pero la utilizaron como chivo expiatorio para tapar algunas irregularidades que está teniendo el ministerio”.

En diálogo con EQSnotas el hombre aseguró que no tiene inconveniente en ir a la justicia para suministrar la información sobre lo que entiende son irregularidades en el área que conduce Torres Otárola. “No tengo nada que ocultar de lo que está saliendo. Está en los papeles y lo que molesta es que están saliendo a la luz un montón de cuestiones de mal manejo”.