ESTADOS UNIDOS (ADNSUR) - Una mujer acusada de obligar a sus hijos a comer caca de perro, recibió dos sentencias suspendidas de siete años tras ser declarada culpable de dos cargos de negligencia infantil en Miami.

Es del estado de Oklahoma (EE UU) y perdió la custodia de sus dos hijos, de 5 y 3 años de edad, por desnutrición severa de los menores, que tuvieron que ser hospitalizados en la ciudad de Tulsa y puestos bajo custodia estatal. 

Según informó el portal The Tulsa World, Mary Elizabeth Moore, de 34 años, fue sentenciada el viernes, luego de no refutar los cargos en una corte de distrito en el condado de Delaware. El juez falló que Moore no tiene que cumplir la sentencia ahora, sino más adelante.

La mujer fue acusada por obligar a sus hijos a comer excrementos de perro y alimentarlos exclusivamente con pan, agua y avena. El chico de 5 años solo pesaba 11 kilos y el de 3 años apenas superaba los 8 kilos. Los dos menores tenían, además, lombrices parasitarias.

En una declaración jurada, dice que la nena mayor contó a trabajadores del Departamento de Servicios Humanos que ella comió excremento de perro.

Ken Gallon, el abogado defensor, dijo que Moore no admitió haber hecho algo malo, pero decidió aceptar la oferta de la fiscalía, informó Crónica.