Enzo Uriel Domínguez, un bebé de poco más de un año, ingresó al Hospital Materno Infantil de Pontevedra a mediados de agosto ya sin vida. Su mamá, María Milagros Domínguez, denunció que su pareja, Lautaro Damián Villarreal, había matado a golpes a su bebé porque, supuestamente, no toleraba escucharlo llorar. 

Sin embargo, los resultados de la autopsia al pequeño revelaron una crueldad pocas veces vista de los sufrimientos que padeció. Es que se comprobó que fue víctima de un brutal abuso sexual y que murió a causa de un “shock hipovolémico” y “neurológico” producto de un feroz abuso. 

“Establecimos que el padrastro le venía infligiendo malos tratos desde que comenzó la convivencia con la madre, aproximadamente en el mes de junio. De la autopsia surgieron distintos golpes de distintas datas, corroborado esto por otras pruebas y que la última vez que lo golpeó fue en el rostro la madrugada del día 14 de agosto”, detalló una fuente cercana a la investigación, en diálogo con Primer Plano.

"El padrastro le venía infligiendo malos tratos desde que comenzó la convivencia con la madre", dijo el fiscal. Foto: Primer Plano
"El padrastro le venía infligiendo malos tratos desde que comenzó la convivencia con la madre", dijo el fiscal. Foto: Primer Plano

 La declaración de los testigos permitió reconstruir lo sucedido ese día, según contaron el día del hecho Milagros, la mamá de Uriel, había ido hasta la casa de su suegra y dejó a su bebé al cuidado del acusado. “Fue en esas circunstancias que lo violó, pero con una violencia tal que le provocó un derrame interno que causó la muerte”, detalló el vocero.

 A partir de las novedades en el caso, la fiscal María Alejandra Bonini, de la Fiscalía Nº 12 de Morón, especializada en delitos contra la integridad sexual, pidió al Juzgado de Garantía, que la madre recupere su libertad pero seguirá vinculada a la investigación para conocer si hubo acción u omisión suya en relación al maltrato que sufría su bebé. 

“En cuanto a los abusos y posterior muerte, ella no es responsable”, afirmó el investigador, que también indicó que la mujer era víctima de violencia de género en su relación con el acusado. En cambio, para Villarreal solicitó la prisión preventiva tras indagarlo el viernes pasado, con el agravante en la imputación en su contra.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!