COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR)  - En la mañana de este miércoles se llevó a cabo la tercera jornada del juicio por el homicidio de Samuel Ovejero, ocurrido en julio del 2017 en Comodoro Rivadavia.

La única imputada por el crimen es Juliana Uribe, quien fuera su pareja y madre de su hija. La mujer está acusada de asesinarlo de al menos tres puñaladas, cuando discutían en el interior de un auto.

En una nueva jornada de juicio, Uribe prestó declaración, luego de relatar cómo comenzó la relación con Samuel, reconoció el crimen entre llantos y pidió perdón.

“Ustedes no saben todo lo que yo pasé. Yo quiero que me perdonen todos; su mamá que me perdone porque yo sé lo que es un hijo, porque cuando me hablan del padre de mi hija me arrancan el alma”, dijo.

 

 

Y entre llantos pidió perdón también al padre y sobrinos de la víctima: “quiero que me perdonen yo nunca lo quise hacer, nunca quise llegar a esto, yo siempre aposté a que íbamos a ser una familia”, manifestó.

Y por último reconoció: "Jamás me imaginé que iba a pasar esta desgracia tan grande, hoy quisiera que él esté y vea  las cosas lindas que hace nuestra hija, pero es así; me duele en el alma”, aseguró.

EL CRIMEN

Cerca de las 12.20 horas del 29 de julio, Ovejero estaba junto a la imputada, quien era su pareja y la hija que tenían en común, en el interior de un automóvil e iniciaron una discusión por la devolución de una camioneta.

Intervino la madre de la imputada que retiró al menor del lugar. Así Uribe tomó un cuchillo  y le dio al menos tres puñaladas a Ovejero, una de ellas en el tórax, que le perforó el ventrículo derecho del corazón, como así también un corte en la sien.

Luego trasladaron en forma particular al Hospital, donde Ovejero falleció como consecuencia de un “shock hipovolémico irreversible producido por herida de arma blanca en tórax”.