Luego de finalizar la primera semana del juicio del asesinato de Fernando Báez Sosa, un dirigente del club donde los rugbiers entrenaban brindó su declaración a los medios de comunicación. El hombre sentenció que la golpiza ocurrida en Villa Gesell “fue una fatalidad”.

Marcelo Urra, abogado del Club Rugby de Zárate, comentó que considera que las condenas no van a ser iguales para los ocho acusados debido a que “hay distintas responsabilidades”.

“No es así la situación, hay chicos que no son rugbiers y ni siquiera pisaban el club”, aseguró en diálogo con Crónica TV. Urra subrayó que no conoce personalmente a los jóvenes que atacaron al joven estudiante de Derecho a las salida del boliche Le Brique

Y habló sobre las familias de los ocho rugbiers y desmintió que sean familias poderosas y adineradas: “las pocas personas que conoce son correctas, y amables. Son familias comunes”, explicó.

Juicio a los rugbiers por la muerte de Fernando Baéz Sosa: "Si los pudieran colgar de la plaza, lo harían"

En su entrevista, el hombre comentó que el Club Rugby de Zárate fue muy vinculado a los jóvenes acusados por el crimen de Fernando Báez Sosa y que hay vecinos de la localidad que lo dejaron de saludar.

“Es ilógico totalmente. Si los pudieran colgar de la plaza de Zárate los colgarían, pero no es así la cuestión, porque para eso está la Justicia. Nadie va a una disco, como Le Brique, pensando que van a matar gente. Entonces no hay que sacar el hecho del entorno en el que sucedió”, fue la llamativa conclusión final que realizó Marcelo Urra.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!