PICO TRUNCADO (ADNSUR) - Oriana Espósito y su hermana Brisa escaparon de su casa el martes por la noche, luego de mantener una discusión con su madre. Ayer Oriana apareció muerta en el patio. Se investiga si ambas sufrían violencia familiar. 

Asimismo, las circunstancias en que se dio el fallecimiento de la joven continúa siendo materia de investigación en el Juzgado de Instrucción N° 1 de Pico Truncado, donde en la noche del miércoles recibían el informe preliminar de la autopsia practicada al cuerpo de la joven en el Hospital Zonal de Caleta Olivia.

Rige un fuerte hermetismo en la Justicia truncadense y no ha trascendido información oficial de la necropsia realizada, ni de la continuidad de la causa. Aunque, extraoficialmente, pudo saberse que no hay ningún indicio que haga pensar a los investigadores en otra hipótesis que no sea la de un suicidio.

Según indicaron fuentes a La Opinión Austral, tras finalizar el procedimiento, la Justicia ordenó la entrega del cuerpo a los familiares. No se encontró ningún tipo de elemento de prueba que involucrara a terceros en la muerte. Oriana fue encontrada con pocos signos vitales en el patio de su vivienda, en calle Alem al 900.

La madre fue quien llamó a la Policía. Su melliza se encontraba en estado de shock. Oriana falleció en el Hospital Distrital, donde pese a los esfuerzos médicos no lograron salvarle la vida. En el lugar del hecho trabajaron la Comisaría Primera y la División Criminalística. Las actuaciones se extendieron hasta altas horas de la madrugada de ayer.

¿VÍCTIMAS DE VIOLENCIA?

Vecinos Sel barrio donde vive la familia señalaron a los medios de Santa Cruz, que las mellizas  eran víctimas de violencia y su madre las maltrataba. De acuerdo al relato, era común escuchar gritos desde la casa de esta familia, compuesta por las dos mellizas, una adolescente de 15, un niño de 8 y dos nenas pequeñas de 4 y 3 años.

“La madre las golpeaba mucho, les pegaba con lo que tenía a mano”, dijo un vecino a La Opinión Austral. "Todos en Pico Truncado sabían la violencia que pasaban las chicas, todos las vieron con golpes, con las uñas marcadas en el cuello y con sangre”, fue otro de los testimonios.

Investigan presunto caso de violencia familiar tras la muerte de Oriana Espósito

Además de la violencia física, también sufrían violencia psicológica, apuntaron algunos vecinos, señalando que la madre “las sacó de la escuela y las puso a trabajar en casas de sus amigas, cobrando ella lo que les pagaban a las nenas”.

Según señalaron desde el juzgado, no hay denuncias previas por hechos de violencia. Ni radicadas por las hijas ni por los vecinos que presuntamente fueron testigos del calvario vivido en el domicilio donde residían las mellizas.

Otros vecinos, que residen a metros nada más de la casa de las mellizas, señalaron que “escucharon gritos” en la noche del martes, pero dado que “es común que pase, no hicimos nada”. Detallaron también que en varias oportunidades vieron cómo les pegaba. “A una de las chicas le pegó en la espalda con un martillo”, fue el crudo testimonio de un vecino quien también agregó que en una ocasión “las salió a correr con una manguera de riego”.

Otro estremecedor relato marca que “las nenas se desmayaban en el colegio porque andaban sin comer, pero nadie hizo nada”. Todos estos testimonios se dan ahora, luego de que la presunta situación de violencia a la que eran sometidas las mellizas terminara de la peor manera. Nadie se animó a denunciar.

“Las chicas podrían haberse ido de la casa, pero no lo hicieron por sus hermanos, ellas los criaron”, dijo un vecino, para quien “la chica se suicidó porque no aguantó más”