RÍO GALLEGOS (ADNSUR) - Una joven madre y su pareja se encuentran con una orden de restricción luego de que comenzara una investigación sobre maltrato y desnutrición del hijo de ella. En las últimas horas la Justicia dispuso una serie de requisas para establecer las condiciones en las que se encontraba el menor. El bebé está ahora a cargo de su padre y se recupera favorablemente. 

Personal del Hospital Regional dio intervención a la Secretaría de Niñez al ver las lesiones que presentaba un bebé cuando fue llevado por su madre al centro asistencial.

Todo comenzó la semana pasada cuando una joven de 22 años, conocida por sus iniciales G.V. dio a luz a su segundo hijo y solicitó información para dar en adopción a otro hijo de 9 meses, indicaron fuentes judiciales a La Opinión Austral.

Los médicos, al ver al niño de 9 meses en un estado delicado, con un grado avanzado de desnutrición y un golpe en la cabeza, dieron aviso a los entes actuantes, tanto a la Secretaría de Niñez como al Juzgado del Menor.

Según fuentes consultadas, la madre comentó que, durante una pelea, cuando ella se encontraba embarazada, tenía a su hijo en brazos, y que en un momento se le cayó al piso. Ante el asombro del Dr. Andrade, a cargo del Juzgado del Menor y de la Secretaría de Niñez, se dispuso que el bebé quede a resguardo con su padre mientras comenzaban una serie de investigaciones por “negligencia” materna.

Ya en la jornada de ayer (sábado) se dispuso una serie de pericias y requisas tanto a la madre como a su pareja y al resto de los familiares que convivían con el menor, mientras que el Juzgado del Menor dispuso una orden de restricción tanto para la mamá del bebé como para su pareja, en principio, hasta que el niño sea dado de alta.

Actualmente, el bebé se encuentra en una sala común y posiblemente la próxima semana podría recibir el alta.

Desde la Policía indicaron que, más allá de las requisas y de la consigna policial, no recibieron otra orden para algún procedimiento, aunque no se descarta la posibilidad de un allanamiento en la vivienda de la madre.

La mujer es familiar directa de un joven que fue asesinado en el 2016. El mismo había sido hallado por la Policía enterrado en un patio, luego de ser asesinado a puñaladas y enterrado en el patio de una vivienda ubicada en la calle Tucumán de Río Gallegos.