COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Se sospecha de una presunta banda liderada por un policía de la Provincia que fue denunciado con nombre y apellido y por el cual estarían sustanciando instancias administrativas.

Una de las damnificadas desde enero último que se había quedado casi con lo puesto, y ayer jueves pudo recuperar algunas de sus pertenencias domésticas tras un allanamiento efectuado en un domicilio de la zona de extensión del barrio Máximo Abásolo.

Hechos similares

Una mujer y sus hijos quedaron prácticamente en la calle tras ser despojados violentamente del terreno que ocupaban en barrio Abel Amaya, donde había levantado una precaria vivienda prefabricada en el barrio Abel Amaya. Miriam M. V. es una de las personas damnificadas que se atrevió a denunciar el hecho que habría ocurrido a mediados de enero del corriente, informó Diario Crónica. Tras usurparla por la fuerza, le fueron llevando poco a poco sus pertenencias y solo le dieron permiso para que desarmara la casa prefabricada y se la llevara. Lo hizo con la ayuda de familiares y amigos, pero bajo custodia policial.

En la Comisaría Quinta habrían registrado otras denuncias, las que habrían acontecido el 14, 15, 16 y 20 de enero de este año. Si bien la mujer habría recibido alguna ayuda del Municipio, desde entonces su vida sigue siendo un martirio por los padecimientos sucedidos a partir del violento suceso, según dijo. Si bien las autoridades policiales se abstuvieron de brindar mayores datos de los casos, sí confrmaron que administrativamente se siguen todos los pasos y que las denuncias fueron remitidas al Ministerio Público Fiscal.

“Hay gente que se ha visto muy perjudicada pero tienen miedo de denunciar” confidenciaron estas fuentes policiales.

 Diario Crónica pudo saber que en la tarde de ayer jueves  llegó a la Comisaría Quinta una orden judicial para que Miriam M. V. pueda recuperar parte de las pertenencias que le fueron oportunamente quitadas. Se trataba de un allanamiento bajo número de registro 1866/19 otorgado por la jueza penal de Garantías Mariel Suarez para que la autoridad policial se haga presente en un domicilio situado sobre calles Escalante y Las Plumas s/n., zona de extensión del barrio Máximo Abásolo, residencia de la ciudadana Cristina Noemí Heredia. En el lugar Miriam M. V. pudo al menos recuperar su lavarropas color gris marca LG. Pero la cuestión sería mucho más grave de conrmarse la existencia de esta banda de usurpadores liderada por alguien que viste un uniforme de la Policía del Chubut, cuya identidad aún no trascendió, pero que al hacerse público posiblemente aparezcan muchos otros damnficados.