PICO TRUNCADO (ADNSUR) - La Unidad Penitenciaria Provincial es conocida por albergar a los presos “más peligrosos” de Santa Cruz. La misma cuenta con 84 personas privadas de su libertad que se encuentran purgando penas que, en algunos casos, llegan a la cadena perpetua.

Esta vez, el lugar fue el escenario de un hecho que está siendo investigado por el personal de Asuntos Internos del Servicio Penitenciario Provincial (SPP) y que se registró el pasado 17 de enero, pero trascendió recién en las últimas horas.

Según informó La Opinión Austral, el episodio ocurrió en la cocina de la Unidad Penitenciaria cerca de las 22 horas cuando un preso realizaba tareas de limpieza y era supervisado por una mujer guardiacárcel. Esa zona cuenta con varias cámaras de seguridad que son vistas desde otra parte de la cárcel. En un momento de la noche, los celadores vieron en las imágenes que no estaban ni la mujer policía ni el interno.

De acuerdo a una de las versiones que trascendieron, de manera consentida el preso junto a la guardiacárcel se escondieron en la despensa donde se guardan los alimentos, siendo este un “punto ciego” que no registran las cámaras. Los pares de la mujer -por temor a que el interno le hubiera hecho algo a su camarada- llegaron a la cocina y, de acuerdo a una de las versiones, ellos se encontraban en una “actitud indebida”.

En este marco, la Jefatura de la Unidad Penitenciaria inició las actuaciones correspondientes y comenzó a recabar testimonios. La mujer es madre de familia y no fue sumariada, ya que prima el principio de inocencia. Ella fue apartada del sector donde prestaba funciones en la cárcel y llevada a otro, hasta tanto el área de Asuntos Internos se expida sobre la acusación en su contra.

Respecto del detenido, se supo que es conocido por sus iniciales C. L y que fue condenado por una causa de “abuso sexual agravado” por la Cámara Oral N° 2 de Caleta Olivia. En esa oportunidad, C. L fue sentenciado a 13 años de prisión, acusado de haber abusado sexualmente de la hija menor de edad de quien era su pareja.

INVESTIGACIÓN QUIEN FILTRÓ LA INFORMACIÓN 

Además de la investigación en torno a la “actitud indebida” en la que la mujer policía habría incurrido con la persona privada de su libertad, desde el SPP comenzó una averiguación para determinar quién filtró la información.

La primera hipótesis que maneja la fuerza de seguridad es que posiblemente, debido a los detalles que surgieron por los “puntos ciegos”, la data fue filtrada por algún agente penitenciario, aunque esto todavía es materia de investigación y, al igual que la “actitud indebida”, es llevada a cabo por Asuntos Internos de la fuerza de seguridad