Vicente Esteban Duñabeitía declaró dando detalle de las obras otorgadas por Nación y Provincia, difundidas públicamente pero que nunca fueron cumplidas, de cómo eran convocados los intendentes por el gobierno provincial para realizar reclamos a la legislatura y de cómo luego el Ejecutivo comprometía envíos de fondos que nunca llegarían.

El Ministerio Público Fiscal investiga la utilización de fondos asignados a equipamiento para el cuartel de Bomberos de la localidad de José de San Martín, que el intendente aplicó al pago de haberes. El cambio discrecional de destino de fondos específicos es sancionado por el Código Penal en la figura de Malversación de Caudales Públicos.

El funcionario Guillermo Moré relató el hecho en la audiencia de formalización de la investigación. La imputación dice textualmente: Del presente caso, surge el siguiente hecho: En su carácter de intendente de la localidad de José de San Martín, Provincia del Chubut, en fecha 25 de junio de 2015 firmó una resolución municipal N° 252/2015 mediante la cual autorizaba a la tesorería municipal al pago de haberes del mes de junio 2015 y primer cuota del SAC 2015 del personal municipal y funcionarios utilizando los fondos provenientes del aporte no reintegrable del cuartel de bomberos de dicha localidad depositados en la cuenta corriente municipal 500002/1 aduciendo que el municipio no contaba con recursos suficientes y que lo realizaba en uso de sus facultades legales previstas en la Ley Provincial XVI N° 46.

Que dicho aporte no reintegrable había sido depositado por la Tesorería General de la provincia del Chubut en fecha 11 de mayo del año 2015 mediante recibo de pago 1694225 cuya descripción rezaba ANR destinado a compra de equipamiento para los bomberos voluntarios. Que dicho accionar no encuentra causa de justificación o estado de necesidad alguna ni sustento legal en ninguna normativa.

Duñabeitía prestó declaración, contó que el dinero había sido asignado para que el municipio compre el equipamiento y lo entregue a Bomberos. Luego describió la situación que se vivía a escasos meses de las elecciones, con obras en marcha para las que no llegaban los fondos, con gran cantidad de contratados y becados que esperaban cobrar y reclamaban constantemente al intendente, y con la necesidad de evitar que “se les prenda fuego el municipio”.

En su declaración expuso presuntos manejos políticos del gobierno provincial y del nacional, evidenciando estrategias de “utilización” de los municipios para presionar a la legislatura y/o mostrar políticas públicas de desarrollo regional que nunca pasaron de los papeles.

Fuente: El Diario de Madryn