El jueves 9 de septiembre se detectó una temperatura inadecuada - durante un breve lapso de tiempo - en una de las cámaras de frío del Hospital  de Puerto Madryn.  Allí se almacenaban unas 30 mil vacunas, en su mayoría del calendario de vacunación, pero también dosis contra el Covid-19 y sueros ante casos de envenenamiento. Se realizó la denuncia para establecer si se trató de una falla técnica o hubo negligencia.

El ministro de Salud del Chubut, Fabián Puratich, confirmó que hay una denuncia penal por lo sucedido ya que se trataría de un presunto "sabotaje" el corte en la cadena de  frío en la cámara que que contenía 30 mil vacunas. “Se llamó a servicio técnico y cuando llegó, detectó que alguien había apagado el motor. Tiene un interruptor y había sido apagado”, precisó.

Y agregó sobre lo sucedido ese día que se registró el corte en la cadena de frío que "a las 4 de la madrugada se hace un control y estaba la temperatura normal. A las 7 de la mañana había subido la temperatura a 10 grados”.

Puratich explicó - a Radio 3 Cadena Patagonia - que ante esta situación es que se decidió hacer la denuncia penal para que se investigue  "un posible sabotaje a la cámara de vacunas porque no estaban solamente las de Covid sino también las del calendario”.

Finalmente,  informó que las imágenes de las cámaras de seguridad ya fueron retiradas del hospital y serán analizadas para determinar lo sucedido.  “Es algo grave que ocurra este tipo de atentado pero se está investigando”, dijo y aclaró que las vacunas podrán ser utilizadas sin problemas porque "tienen termoestabilidad suficiente hasta 12 horas y hasta 12º".