ROSARIO (ADNSUR) - Una mujer que fue detenida el mes pasado denunciada por haber internado a una anciana en un geriátrico contra su voluntad con la aparente intención de quedarse con sus bienes volvió a caer presa este miércoles, esta vez con su marido, sospechados de haber realizado una maniobra similar en la zona oeste de Rosario.

Fuentes policiales identificaron a los detenidos como Beatriz Noemí B., de 63 años, y José Alberto R., de 59. Ambos serán imputados de privación ilegítima de la libertad y estafa en concurso real, así como de hurto calificado, informó diario La Capital.

La investigación sobre Beatriz B. se originó el pasado 24 de junio por la denuncia de una mujer de 82 años a la que acompañaba. Según voceros policiales, la anciana había sido llevada por la acusada a una escribanía para que le firmara un poder notarial pero la víctima, doña María, se negó. Entonces Beatriz la llevó a un geriátrico donde la dejó internada contra su voluntad previo pago de una seña de 5.000 pesos.

María le contó su situación al encargado del geriátrico y familiares la llevaron otra vez a su domicilio en el barrio Abasto. Allí la anciana se enteró, según denunció, que Beatriz había usado sus llaves de la casa para robarle un perro caniche, un celular y 40 mil pesos.

Otra víctima   

El trabajo del personal de la Agencia de Investigaciones Criminales (AIC) comenzó en el geriátrico. Los agentes le pidieron al encargado que llamara a Beatriz para que fuera a retirar el depósito y cuando ésta se presentó quedó detenida. Si bien fue liberada al día siguiente, en el geriátrico se encontró documentación que la comprometería.

Es que en los libros de ingreso y egreso de pacientes y visitantes se detectó que Beatriz B. figuraba como persona a cargo de Olga G., de 82 años. Los investigadores rastrearon a la octogenaria y establecieron que estaba internada en otro geriátrico de Rosario.

Los policías fueron a entrevistarla y les contó que estaba allí contra su voluntad, que no recordaba cuánto tiempo hacía que estaba allí y que había sido llevada por Beatriz y su marido, a quienes acusó de haberse quedado con su casa.

En refacción   

Con esos datos los pesquisas fueron hasta la casa de White al 6500 y advirtieron que estaba siendo refaccionada. Al preguntar a los albañiles quién los había contratado, éstos manifestaron que se trataba de Beatriz y su marido. Así, se montó una vigilancia y se constató el momento en el que el matrimonio llegaba a la casa a bordo de un taxi Fiat Siena. Filmada esa instancia, se pidió una orden para allanar el domicilio de la pareja en Ecuador al 1100 B.

En el allanamiento concretado ayer se encontró “documentación de vital interés” a nombre de doña Olga y doña María, que fue secuestrada junto con tres celulares y el taxi en el que habían llegado los sospechosos a la casa de White al 6900. En ese marco, según los voceros consultados, el fiscal de Investigación y Juicio Mariano Ríos Artacho ordenó la detención de la pareja por privación ilegítima de la libertad y estafa en concurso real.