M.L.H tenía 16 años cuando intentó asaltar a un vecino de la ciudad de Córdoba con un arma de fuego. Al ser menor, el caso quedó en manos de la Justicia Penal Juvenil quien, tres años después, lo absolvió de pena luego de que retomara la escuela y comenzara a trabajar.

El 3 de diciembre de 2019, el joven delincuente y un compañero intentaron robarle su celular a un hombre, a punta de pistola. Pero la víctima optó por arrojar su celular hacia el interior de la vivienda y gritó pidiendo auxilio. El frustrado robo acabó con ambos responsables huyendo.

Tras investigaciones, lograron identificar a los responsables y Justicia Penal Juvenil tomó el caso. En su momento, dispusieron que M quedara bajo la guarda de su madre bajo diferentes condiciones: mantener un domicilio fijo, no incurrir en hechos delictivos y continuar una actividad escolar.

Tras la disposición, el joven logró retomar sus estudios y también consiguió un trabajo, por lo que, el Juzgado Penal Juvenil de 1ª Nominación resolvió su absolución de la pena de robo calificado en grado de tentativa. Una jueza de Córdoba concluyó que el adolescente alcanzó “un indudable ejercicio de ciudadanía responsable” durante el tratamiento tutelar indicado.

Al respecto, una fiscal subrayó que el adolescente “ha demostrado buena disposición para comenzar una vida sana y útil”, ya que cursa su último año de secundario, está dentro del programa municipal Servidor Urbano y colabora con su padre en un comedor barrial.

En la resolución del proceso, el adolescente agradeció la asistencia del Área de Tratamiento Tutelar de la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia (Senaf) y afirmó que para este año tiene proyectos para perfeccionarse en trabajos de electricidad.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!