PUERTO MADRYN (ADNSUR) – Un violento episodio se registró el lunes en la ciudad de Puerto Madryn, por el que  Yanina Alí León fue detenida por  balear a su hermano Jonathan cuando este estaba junto a sus hijos menores.

Jonathan León se encontraba realizando tareas de albañilería en el frente de su domicilio. A su lado, sus hijos de tres y cuatro años, jugaban en el piso. Su hermana Yanina, acompañada por su marido Alejo Herrera, se aparecieron en su casa, sobre la calle Di Clemente y Domecq García. Y cada uno tenía un arma de fuego.

Se acercaron a la puerta y le gritaron: “Te voy a matar a tus pendejos”, apuntando hacia sus hijos. Estaban exaltados, denunció la víctima. “Te voy a matar”, “te voy a prender fuego todo”, fueron otras de las amenazas que gritaban, según el expediente. Luego, efectuaron, al menos, tres disparos. Uno de los tiros impactó en la pierna izquierda.

Según la denuncia, Herrera le apuntó a la cabeza a Jonathan León y gatilló. Pero el tiro no salió de la recámara. Se subieron al auto y huyeron. Desde el vehículo, Yanina León continuó disparando, detalló la víctima. La Policía los detuvo a las pocas cuadras el Chevrolet Agile en el que huían y quedaron detenidos en la Comisaría Cuarta por el delito de “tentativa de homicidio”.

 En la requisa del vehículo se secuestró una pistola y una mochila con una importante cantidad de dinero en efectivo. “Con autorización judicial previa, se llevó a cabo diligencia de registro sobre el vehículo secuestrado y se halló en su interior un arma de fuego Bersa calibre .22 con almacén cargador vacío y una bala en recamara, una vaina servida, y un cartucho a bala”, detalló el fiscal Jorge Bugueño, quien en la audiencia solicitó que continúen detenidos.

Los imputados, decidieron no declarar. La jueza Patricia Reyes dispuso la apertura de la investigación, que tendrá un plazo de seis meses para ser elevada a juicio, y la continuidad de la prisión preventiva por tres meses para Herrera y el arresto domiciliario para León por encontrarse embarazada. La jueza sospecha que, de encontrase en libertad, se van a querer fugar o amenazar a los testigos, indicó el Ministerio Público Fiscal.