SANTA FE (ADNSUR) - Un joven de 18 años que intentó matar a golpes a una nena de dos años, hija de su pareja, se quiso suicidar en la celda donde está alojado y los demás presos lo quemaron con agua hirviendo.

J. Z. estaba alojado en la subcomisaría 17º de Santo Tomé, Santa Fe, y en la tarde del lunes los policías tuvieron que ir hasta la celda ubicada en un patio; allí lo encontraron sujetado con una venda que le cubría una herida en una pierna, y  boca abajo. Durante toda la jornada, los otros 11 presos que están alojados dentro del mismo penal le arrojaron agua caliente, le impidieron ir al baño y trataron de llegar a la celda para golpearlo, además de insultarlo por haber intentado asesinar a la nena de dos años.

Los policías tuvieron que sacarlo a una celda que está en el patio, donde comenzó a rezar a los gritos, hasta que cuando quedó en silencio tuvieron que socorrerlo para evitar que se quitara la vida, informó Diario Uno de Santa Fe.

El joven está imputado por la tentativa de homicidio de la hija de su pareja, una nena de dos años que tuvo que ser operada en la madrugada del domingo en el hospital de niños Orlando Alassia como consecuencia directa de la golpiza que él le produjo (también al hermanito de cuatro años de la nena), y los médicos lograron extraer un coágulo subdural de la cabeza.  La víctima está intubada con asistencia respiratoria mecánica y en estado gravísimo.

Por su parte, el fiscal en turno y con la fiscal de Homicidios, ordenaron el traslado del acusado y lo alojaron en una nueva seccional policial con asignación de custodia y vigilancia de los celadores policiales.