POSADAS (ADNSUR) -  Un hombre intentó defender a una mujer que estaba siendo atacada en plena calle y terminó asesinado de un cuchillazo en el abdomen. El hecho ocurrió en la localidad misionera de Bernardo de Irigoyen, en la frontera con Brasil.

Andrés Fernández tenía 38 años y caminaba por el barrio Tránsito Pesado el jueves a la noche cuando advirtió que un hombre agredía con golpes de puño e insultos a una mujer que sería su pareja.

Rápidamente acudió en auxilio de la víctima e intentó que la agresión cesara, pero el violento lejos estuvo de calmarse. En medio de la oscuridad y sin que Fernández lo advirtiera, sacó un cuchillo que llevaba en la cintura y le asestó un furioso puntazo.

El herido caminó unos metros, cayó y murió desangrado apenas unos minutos después, incluso antes que arribara al lugar la Policía, precisa Clarín.

El agresor, identificado como Antonio Rodríguez, de 42 años, escapó junto a la mujer. Un peatón que pasaba por el lugar se topó con el cadáver y avisó a la Policía. Los vecinos contaron que habían escuchado la pelea y salieron luego que el violento huyó de la escena del crimen llevándose a su pareja.

Los investigadores no tardaron en identificar a la pareja y, en base a testimonios, se estableció que inmediatamente después del hecho traspusieron el límite internacional para buscar refugio en la localidad de Dionsio Cerqueira, Brasil.

Desde la Unidad Regional XII de la Policía de Misiones solicitaron la colaboración de la Policía Militar del vecino país para intentar dar con el homicida. Mientras, algunos agentes de civil habían montado una discreta vigilancia sobre la vivienda del sospechoso, en Bernardo de Irigoyen.

Ayer, al atardecer, la mujer agredida retornó de Brasil, aparentemente con intenciones de buscar ropas y otras cosas para el prófugo. Por disposición judicial, quedó detenida.

Desde la Policía no revelaron si fue la mujer quien aportó los datos que permitieron, luego, dar con Rodríguez en la localidad de Dionisio Cerqueira, que está del otro lado de la frontera entre ambos países, que en ese punto están divididos por el arroyo Pepirí Guazú.

El homicida estaba por abordar un ómnibus para viajar a Florianópolis, 720 kilómetros al Este de Bernardo de Irigoyen, cuando fue sorprendido por agentes de la Policía Militar.

Rodríguez fue trasladado inmediatamente hasta el paso internacional, donde fue entregado a la Policía de Misiones, ya que había ingresado a territorio brasileño sin cumplir con los trámites migratorios.