Una mujer de Caleta Olivia sufrió un intento de abuso por parte de un hombre que ingresó a su casa por una ventana. Fueron sus dos pequeños hijos, de 9 y 11 años, quienes salieron en su defensa y evitaron un ataque aun peor contra su madre.

Todo ocurrió el pasado domingo cuando la víctima, una mujer de 30 años, estaba durmiendo en su domicilio junto a sus hijos. Un depravado se metió a la casa, asustó a los menores, manoseó a la mujer e intentó violarla frente a la niña y el niño que pedían a gritos que se vaya de la casa. El terrible hecho ocurrió en el barrio Vista Hermosa II de esa ciudad santacruceña.

En diálogo con La Opinión Austral, la joven indicó que amaneció con “mucho dolor en el cuerpo y sacando fuerzas para seguir adelante”. Aseguró sentir angustia, bronca e impotencia por lo ocurrido y dijo que está haciendo todos los trámites en la Comisaría de la Mujer y en el Juzgado.

“Voy hacer hasta lo imposible para que den con el tipo este, tiene que moverse todo esto. No puede quedar en la nada”, agregó.

El depravado la sorprendió de atrás, la sujetó del cuello y empezó a golpearla con la intención de reducirla. Finalmente, la mujer encontró la forma de moverse y pegarle para que se vaya.

Sobre el atacante, la joven mencionó que no pudo verle la cara, pero sí recuerda que era un hombre “flaco, alto y tenía un pantalón de Boca Juniors, eso sí se lo vi, estaba encapuchado y estaba usando una campera negra. Mis hijos dijeron que tenía olor a bebidas alcohólicas y excremento”.

La División de Investigaciones trabaja para dar con el atacante.