El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) decomisó en el kilómetro 714 de la Ruta Nacional Nº 3, 26.880 kilógramos de cítricos, fruta considerada "hospedera" de la mosca de los frutos, en el puesto de control de la barrera zoofitosanitaria patagónica y los donó al Banco de Alimentos de Bahía Blanca.

La fruta proveniente la localidad entrerriana de Colonia Ayui, se dirigía hacia Trelew, sin haber sido declarada por el transportista quien presentó documentación de cargas generales, y no contaba con los tratamientos cuarentenarios para prevenir el ingreso de la mosca de los frutos a la región Patagónica.

La supervisora del Senasa, Carla Calbe, explicó que la carga decomisada estaba compuesta por 13.440 kilogramos de naranjas, 12.320 kilogramos de mandarinas y 1.120 kilogramos de pomelos. Y señaló que el expediente ahora continúa con las actuaciones administrativas sobre la base del acta que se labró para determinar la sanción que le corresponde al infractor.

Calbe además afirmó que "el chofer presentó el Documento de Tránsito que no detallaba el envío ni la trazabilidad al sur del país, y la mercadería no contaba tampoco con los tratamientos cuarentenarios exigidos para ingresar a la Patagonia”.

Desde el Senasa se informó que el ingreso de productos hospederos sin tratamientos cuarentenarios que garanticen la eliminación de la plaga representa una seria amenaza para el patrimonio sanitario de la Patagonia, libre de mosca de los frutos desde el 2005.

"Teniendo en cuenta que el ingreso de la fruta a la Patagonia pondría en serio riesgo el estatus fitosanitario, la donamos al Banco de Alimentos de Bahía Blanca, que a su vez la distribuirá a 60 entidades de bien público de la localidad", detalló Calbe a Télam.