COLOMBIA (ADNSUR) - Personal de la Policía Metropolitana de Barranquilla vivió momentos de tensión en medio de un operativo de requisa y control hacia un ciudadano al que consideraron sospechoso, cuando lo observaron conduciendo su motocicleta.

En inmediaciones al Museo del Atlántico, los uniformados le solicitaron al ciudadano que se detuviera para requisarlo y hacer un control de rutina. 

Sin embargo, el hombre reaccionó huyendo del lugar en su vehículo y lanzando una granada en la calle, obstaculizando a los agentes que no lograron alcanzarlo.

Según indicó el general Diego Rosero, comandante de la Policía Metropolitana de Barranquilla, la zona tuvo que ser acordonada y asegurada para revisar lo ocurrido con el objeto explosivo. Afortunadamente, el elemento no explotó y tuvieron la colaboración de expertos antiexplosivos para controlar el lugar.

Fuente: diario El Heraldo.