La jueza penal Mirta Moreno autorizó la constitución de querellante del área de violencia institucional de la defensa pública en una causa que se inició con un sumario administrativo a un policía.

El hecho ocurrió en la Comisaría Primera de Trelew y tiene la particularidad de que la investigación del caso se inicia a partir de las actuaciones de la propia fuerza policial, en la cual, al menos cinco efectivos policiales declararon haber visto al imputado cuando golpeaba a un joven detenido y esposado.

Comisaria Primera

En la audiencia realizada este miércoles en los tribunales de Trelew, los Dres. Carlos Pericich y Alejandro García, del área de violencia institucional de la defensa pública se presentaron como querellante en la causa, sin que existieran oposiciones a tal pedido por parte de la Dra. Verónica Fabbris, funcionaria de fiscalía, ni tampoco de la defensora pública Romina Rowlands, quien representa al imputado.

La causa, caratulada como “División Asuntos Internos s/investigación ref. apremios ilegales – Trelew” tiene como imputado al policía Matías Santana, en tanto que la víctima es Maximiliano Pulgar.

Según se indicó durante la audiencia, en la mañana del 18 de mayo de 2018 el policía Bruno Matías Santana, que por entonces cumplía funciones en el traslado de detenidos, ingresó a la sala de requisas de la Comisaría Primera de Trelew donde se encontraba esposado Pulgar a la espera de ser llevado a los tribunales. 

En ese contexto, Santana aplicó un golpe de puño sobre el rostro del detenido, provocando el sangrado de la región nasal, situación que fue advertida por al menos tres agentes más que se encontraban allí.

Uno de los policías que observó la situación fue quien denunció el hecho, lo que dio lugar al inicio de investigaciones preliminares y la apertura de un sumario administrativo que derivó en esta causa penal.