Una joven de 19 años fue encontrada por la policía tras una serie de allanamientos realizados en la ciudad de Rosario. Estaba secuestrada por su tía, quien la obligaba a vender drogas y amenazaba constantemente para que continúe con esta acción ilegal.

La chica estuvo retenida en contra de su voluntad aproximadamente un mes, en los que fue amenazada de muerte, golpeada y quemada en diferentes partes del cuerpo. La policía pudo dar con el paradero de la joven en el marco de la investigación por el asesinato de Ariana Anahí Lucero, una chica de 20 años que fue atacada a tiros en mayo y murió en el Hospital de Emergencias Clemente Álvarez 11 días después.

Personal de la Brigada de Homicidios de la Agencia de Investigación Criminal (AIC) realizó cuatro allanamientos en el complejo de viviendas de Rouillón y Boulevard Seguí tratando de hallar a los sospechosos del crimen.

Juan XXIII (ex Biedma) & Aguzzi, Rosario, Santa Fe

Este operativo dio como resultado la detención de una mujer de 51 años, que tenía en su poder más de dos kilos de cocaína. La mujer estaba en el lugar con su sobrina, que fue entrevistada por Fiscalía y relató el calvario al que fue sometida.

“La mujer retuvo contra su voluntad a su sobrina mediante violencia física y amenazas reiteradas y constantes con el fin de obligarla a hacer cosas contra su voluntad, entre ellas, vender estupefacientes”, comunicó la Fiscalía

“Mirame, te lo juro por mis hijos que te voy a desfigurar la cara a trompadas, te agarro con una cuchilla”, fue una de las amenazas que relató la joven a Fiscalía.

“A los fines de efectivizar esa privación de libertad y retenerla bajo su poder, en diferentes oportunidades la golpeó, le lanzó agua hirviendo, la cortó con cuchillos, la amenazó de muerte, le quitó el teléfono celular para impedirle el contacto con el exterior y le quitó las llaves de la vivienda”, señaló la Fiscalía.

En el domicilio también hallaron 17 vainas calibre 380, siete microchips de teléfonos celulares, una tarjeta SD, tres llaves de autos, dos DNI, dos tarjetas verdes de distintos vehículos y un handy.

Ante esta situación, el fiscal Gastón Ávila acusó a la mujer por la tenencia de estupefacientes y por la privación de la libertad coactiva en concurso real con coacción. En tanto, la jueza Luciana Prunotto dictó la prisión preventiva de la mujer por 90 días, mientras continúa la investigación.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!