COMODORO RIVADAVIA (ADNSUR) - Por el homicidio de Gastón Flores, ocurrido el pasado 21 de febrero en el barrio San Cayetano, se concretaron dos audiencias en la mañana de este martes: la  primera de prórroga de la etapa preparatoria y luego una audiencia de revisión de la prisión preventiva que cumple el imputado Walter Bazán Núñez.

La fiscal solicitó en la primera audiencia la prórroga del plazo de investigación por cuatro meses, en virtud de que aún restan algunas medidas de prueba pendientes de producir como el informe de ADN a ser realizado en el Cenpat de la ciudad de Puerto Madryn.

En la segunda audiencia de revisión la fiscal Camila Banfi solicitó que se mantenga la prisión preventiva del imputado por el termino de cuatro meses, en base a los elementos de convicción suficientes existentes como para tener a Walter Bazán Núñez, como probable autor del ilícito investigado y de los peligros procesales de fuga y entorpecimiento de la investigación.

La defensa no se opuso ni a la prórroga del plazo de investigación, ni al pedido de mantenimiento de la prisión preventiva de su pupilo.

Finalmente, los jueces resolvieron ampliar cuatro meses el plazo de investigación de la causa y asimismo mantener la prisión preventiva del imputado Walter Bazán Núñez por igual plazo.

La audiencia de prórroga fue presidida por los jueces Mariel Suárez y Miguel Caviglia, en tanto que la de revisión por Jorge Odorisio; en tanto que en ambas audiencias el Ministerio Público Fiscal fue representado por Camila Banfi, fiscal general; en tanto que la defensa de Bazán Núñez fue ejercida por Selva Scatena, defensora particular del mismo.

El homicidio de Gastón Flores

El homicidio ocurrió el 21 de febrero de 2.020,  entre las 12 y las 14 hs. aproximadamente, cuando Flores se encontraba en el interior de su casa, en la calle 649 al 2.200  en un dpto. sin numeración al fondo del terreno, del barrio San Cayetano. Estaba escuchando música y consumiendo bebidas alcohólicas y probablemente otras sustancias,  junto a Walter Bazán Núñez, con  quien convivía y tenía una relación violenta, según el relato de los vecinos, ya que en varias ocasiones vieron cómo se peleaban y se gritaban e incluso Bazán lo llamaba a pelear en el patio interior del predio a la vista de los vecinos.

Producto de esta relación violenta, Flores habría golpeado a Bazán la noche anterior, lo habría incluso bajado por la fuerza de la camioneta  y es a partir de este altercado que presumiblemente  se iniciara una discusión y Bazán Núñez, alias Wally, tomó  un arma de fuego de propiedad de la víctima que se encontraba arriba de la heladera y le efectuó un disparo certero en el pecho  con claras intenciones de matarlo.

Luego se retiró del domicilio con el arma dejando todo ordenado para no levantar sospechas y brindo una declaración donde asegura no haberse encontrado en el lugar, situación que fue  desmentida por los testigos de los departamentos lindantes.

Como consecuencia del ataque armado efectuado por Bazán Núñez, el proyectil impactó en el pecho a la altura del corazón de Gastón Flores, provocando su fallecimiento inmediato en  el lugar por herida de arma de fuego en el pecho con dirección de arriba hacia debajo de adelante hacia atrás.