El juez José Argüello le impuso la pena de tres años de prisión en forma de ejecución condicional, es decir, que continuará en libertad.

CORDOBA (ADNSUR) - Un joven de 22 años que fue condenado por matar a un hombre de 66 al arrojarle un piedrazo en una discusión fue obligado a terminar la primaria por el juez que dictó sentencia. El hecho ocurrió en Córdoba y el condenado recibió una pena menor ya que para el juez no lo quiso matar.

La víctima, Ramón Acosta (66), el día en que se produjo el ataque estaba arreglando una pirca en un campo asentado en la zona serrana de Villa Cañada El Tala, cuando recibió un piedrazo. Estuvo internado más de 10 meses, hasta que falleció el 17 de julio de 2015.

La investigación judicial llevó a la imputación de Luis Ticera, un joven de 22 años que ahora llegó a juicio y terminó condenado. El juez José Argüello, de la Cámara del Crimen de Río Tercero, le impuso la pena de tres años de prisión en forma de ejecución condicional, es decir, que continuará en libertad.

Entre las condiciones impuestas se destaca la obligación de que el condenado culmine sus estudios primarios. Todos los meses deberá rendir cuentas al tribunal de cómo avanza en el cumplimiento de su ciclo lectivo.

La causa se elevó a juicio con la carátula de homicidio simple, pena que oscila entre los ocho y los 25 años de prisión. En esa línea, el fiscal de Cámara, Gustavo Martin, pidió en los alegatos ocho años y seis meses de prisión para Ticera. Mientras que la querella requirió nueve años de cárcel.

Pero cuando el panorama parecía complicado para el joven acusado, finalmente se aplicó la figura de homicidio preterintencional que establece una pena menor, de tres a seis años de reclusión o de uno a tres años de prisión.

Los fundamentos se conocerán el próximo 23 de diciembre.