SARMIENTO (ADNSUR) - A pesar de las prohibiciones que rigen a nivel nacional para la realización de fiestas y la circulación fuera del horario establecido, la gente continúa violando las normativas vigentes.

Este sábado a la madrugada, personal policial de Sarmiento suspendió una fiesta clandestina que se realizaba en una casa particular. 

Según se informó, el propietario del domicilio, lejos de aceptar su error, se resistió al accionar policial y fue imputado demorado por alterar el orden público y encontrarse en estado de ebriedad.