CALETA OLIVIA - Voceros de la Policía Federal Argentina, delegación Comodoro Rivadavia, confirmaron que entre las ocho personas detenidas este sábado en Caleta Olivia por una investigación vinculada al delito de narcotráfico, hay dos suboficiales en actividad de la Policía de Santa Cruz.

Se trata de los hermanos mellizos César y Cristian Calderón, de 28 años, quienes venían prestando servicios en las comisaria Tercera - respectivamente- de esta misma ciudad.

También fue detenido otro hermano, de nombre Jhony e incluso el padre, Alejandro "Jano" Calderón y la madre, a los que se suman otras tres personas allegadas a ese grupo familiar.

Vale señalar que de los ocho detenidos, dos son mujeres y todos fueron trasladados a la delegación Comodoro Rivadavia de la PFA y quedaron incomunicados a disposición de la jueza federal Marta Yánez, quien podría citarlos el lunes a prestar declaración indagatoria.

POLICIAS Y DROGAS

Este caso dado conocer como primicia por La Vanguardia del Sur constituye un gran escándalo en las filas policiales provinciales teniendo en cuenta además que los federales también allanaron las comisarías donde prestaban servicios los dos suboficiales en las cuales revisaron los cofres personales, aunque no se habría encontrado más droga.

Por la mañana de sábado, en el domicilio de la familia Calderón, ubicado en la calle San Julián del barrio Miramar, se incautó casi un kilo y medio de cocaína de máxima pureza contenida en pequeños envoltorios de nylon denominados "tizas".

A todo esto, hay estricto hermetismo tanto la jefatura provincial como la de la Unidad Regional Zona Norte de la fuerza de seguridad provincial ya que no emitieron ningún comunicado de prensa, pero además quedó en evidencia el recelo de la DDI provincial para con sus padres de la Brigada de Investigaciones de la PFA.

Ello en razón que fue el personal de la primera de las instituciones mencionadas el que había comenzado a investigar el caso a fines de abril de este año con doble propósito de desarticular una banda de narcos y depurar la institución de malos elementos.

Sin embargo, cuando ya había méritos para allanar domicilios, el juzgado federal de Caleta Olivia le asignó tal función a los federales y trascendió que algo similar habría ocurrido con otros casos, incluyendo los relacionados con el delito de trata de personas. Fuente: La Vanguardia del Sur