LA PLATA (ADNSUR) - El hombre estaba fuera de sí y sin mediar palabra comenzó a romper los vidrios de los autos estacionados en la vereda continua a su casa.

Al parecer todo comenzó con una reunión de ocho amigos en una casa. Los chicos estaban escuchando música, al vecino le molestó pero en lugar de ir hasta el domicilio donde se hacía la fiesta, decidió hacer estos destrozos.

Según comentó un denunciante, la reacción habría sido "por el volumen de la música, que no estaba tan alta".

De acuerdo a lo relatado por el dueño de casa, antes del brutal ataque el implicado habría arrojado piedras contra la propiedad, afortunadamente sin herir a nadie. Sin embargo, minutos después regresó ya con maza en mano dispuesto a dañar el Corsa y el Ford Ka estacionados en la puerta.

Fuente: Telefé Noticias