BRASIL - Un niño de 11 años fue liberado por la Policía tras hallarlo desnudo, desnutrido y encadenado a un barril. El increíble caso de maltrato infantil ocurrió en Brasil y los padres del menor fueron detenidos. El menor permanece internado, en estado reservado.

El pequeño fue internado en el Hospital Municipal de Ouro Verde, en Campinas, en el interior del estado de San Pablo. Una vez que se recupere, será derivado a un hogar sustituto. 

El nene fue encontrado por la Policía Militar (PM) el sábado 30 de enero encadenado de pies y manos, atrapado dentro de un barril de pintura, desnudo y desnutrido. El padre, la madrastra y la hermana mayor del niño, sospechosos de cometer los delitos, fueron detenidos en el acto.

El Consejo de Tutela local siguió el caso durante al menos un año y averiguará si hubo una falta en los organismos de control. Según la entidad y el Centro de Atención Psicosocial (Caps), ya se habían realizado visitas a la casa donde vivía el niño, pero sólo se habían confirmado "informes de factores de vulnerabilidad media", como peleas. No hubo informes de malos tratos, tortura o encarcelamiento privado.

La PM acudió al lugar tras una denuncia anónima de los vecinos al registrar la propiedad, encontraron al niño sin ropa, dentro de un bidón metálico cerrado con una pesada tapa mármol. El video del momento en que fue encontrado muestra que el menor apenas podía moverse.

Hallan a un niño desnudo, desnutrido y encadenado de pies y manos a un barril

Según la policía, el niño llevaba cinco días sin comer. Deshidratado y desnutrido, el niño pesaba unos 25 kilos y, siempre según los informes policiales, estuvo bajo el sol durante largos periodos.

A la policía, el niño le dijo que cuando sentía hambre, se comía sus propias heces. Después de responder a las preguntas, pidió que fuera adoptado porque "no podía soportar más esta vida".

Tres personas fueron detenidas por el delito de tortura: el padre del niño, su novia y la hija de esta mujer. Según la policía, el hombre dijo en una declaración que su hijo estaba muy agitado, agresivo y se escapó de casa. Afirmó que lo hizo, con la ayuda de su pareja y su hijastra, para "criarlo".

La Policía Civil de Brasil  ordenó la detención del padre del niño y, si es denunciado y condenado, puede recibir una pena mínima de prisión por el delito, que va de 2 a 8 años. Su novia y su hija, si sólo son responsables de la omisión, pueden recibir una pena de 1 a 4 años de prisión. 

Fuente: Clarín