VILLA GESELL - Pablo Ventura (21), el joven liberado en la causa en la que se investiga el crimen de Fernando Báez Sosa en Villa Gesell, habló este miércoles públicamente por primera vez tras salir de la cárcel y, aunque escuetamente, dio detalles de lo que le tocó vivir en los últimos días.

"Todavía no caigo. No lo puedo creer. La verdad fue muy difícil, pero ya me siento mejor, por suerte. Estoy más tranquilo. Un poco angustiado, pero nada más. Ahora voy a tratar de a poco de ir volviendo a la normalidad", contó Pablo, en declaraciones a C5N.

Consultado sobre su relación con los diez rugbiers detenidos, explicó: "Los conozco de vista, de la ciudad. Nada más. No los odio".

Además, dijo que la noche del crimen estuvo "en la casa de un amigo, tranquilo": "Cuando llegó la Policía no entendía nada. No sabía qué pensar".

Ventura, quien en la tarde del martes fue dejado en libertad por orden de la Justicia, afirmó que lo trataron "muy bien" mientras estuvo detenido y que se está apoyando en sus amigos y familiares. "Las personas que me conocen saben cómo soy", agregó.

Habló Pablo Ventura, el único liberado por el crimen de Villa Gesell

Además, le mandó un mensaje a su madre, quien a diferencia de su papá no pudo viajar a la Costa para acompañarlo: "Le quiero decir a mi mamá que la extraño mucho y que gracias por todo el apoyo. Tengo unos padres de fierro".

A su lado, su padre, José María, dio detalles sobre su liberación: "Ayer (por el martes) lo vi realmente mal, mal en serio. Estaba totalmente quebrado. Yo le decía que no tuviera vergüenza, que se sintiera orgulloso, porque toda la sociedad lo estaba apoyando. Recién se pudo dormir a las 3 y media de la mañana. Pero acá estamos, dando la cara".

Por qué lo involucraron

José María contó además que su hijo "tuvo algún conflicto" con uno de los 10 acusados en el pasado, aunque se trató de un episodio "muy estúpido y hace muchísimos, muchísimos años". Fue por esa razón, según cree, que los rugbiers dieron el nombre de Pablo a la Policía cuando los detuvieron.

"Es increíble. No sé por qué tanta bronca. No se entiende la saña. En Zárate hay pica entre el remo (Pablo practica ese deporte) y el rugby, pero no se peleó con ninguno de ellos. Pero después de pensar durante toda la noche, llegué a una conclusión: estos chicos, cuando los allanan, no sabían que habían asesinado a una persona, entonces tiraron el nombre de Pablo Ventura como haciendo un chiste. Estoy seguro de que fue así, porque no tiene sentido. Después me vengo a enterar que cada pavada que hacían lo tomaban para la joda y usaban ese latiguillo. Los chicos estos ni siquiera tenían la dimensión de lo que había pasado", planteó.

Por otra parte, José María valoró la tarea de la Justicia y de la Policía, al asegurar que "se tomaron su tiempo y actuaron como corresponde".

"Poniéndome en el lugar del fiscal y pensándolo fríamente, yo hubiera hecho exactamente lo mismo. Quería estar seguro, porque había un asesinato de por medio. Y si me ponía en el lugar de la familia de la víctima, también hubiera querido que se supiera la verdad. Mi hijo estuvo realmente muy contenido", contó.

Otra causa para los rugbiers

Jorge Santoro, el abogado de la familia Ventura, adelantó que, una vez que Pablo "salga libre de culpa y cargo" y "sea desvinculado totalmente de la causa", iniciarán "acciones por la vía civil por daños y perjuicios" contra los rugbiers que le dieron su nombre a la Policía.

"Esto afectó la dignidad y el proyecto de vida de Pablo. No se puede hacer algo así. No nos tenemos que olvidar de que hay una criatura asesinada brutalmente por estos inadaptados y violentos, que no tenían necesidad de hacer semejante barbaridad", señaló.

En tanto, el letrado argumentó que "no tiene sentido hacer participar a Pablo de la rueda de reconocimiento", como había trascendido en las últimas horas, aunque se quedará en la Costa si la Justicia lo solicita.

Por último, Santoro calificó de "muy apresurado lo del fiscal" general de Dolores, Diego Escoda, quien horas atrás había hablado de "un auto que habría salido clandestinamente de Villa Gesell hacia Zárate la noche del crimen".

"Esa información la tendría que haber dado después de verificar los dominios del vehículo que él creyó que había salido 'clandestinamente'. De todas las formas, salvo ese barquinazo, no tenemos dudas de que Pablo va a ser totalmente liberado de la causa. Con los testigos, las pruebas que se vieron, las pericias de los teléfonos, más que se cayó esa versión del auto clandestino, eso bastó".