Verónica es la mamá del adolescente de 16 años que apuñaló y mató a su hermano de 14 el pasado 3 de diciembre en el barrio Perón, en la ciudad de Trelew.  Es madre de 9 hijos y se quedó sola con los menores luego de que el padre muriera en 2014. 

Tras el crimen de su hijo de 14 en manos de su hermano reconoció que "nunca hubo un conflicto" entre ellos y mostró una foto que se habían tomado abrazados hace un mes: “No pueden haber cambiado tanto", reconoció.

Asimismo, afirmó que la cosas cambiaron cuando separaron a los hermanos y comenzaron a tener entornos diferentes luego de que servicios de protección se los llevará dada las condiciones precarias en las que vivían. "Cuando los llevaron al Hogar de Adolescentes se escapaban, tomaban alcohol o consumían pero jamás hicieron nada para revertir esa situación”, dijo.

Verónica asegura que hace un mes se habían sacado una foto y que no había conflictos entre los hermanos. Foto: Diario Jornada.
Verónica asegura que hace un mes se habían sacado una foto y que no había conflictos entre los hermanos. Foto: Diario Jornada.

 “Muchas veces pedí que vayan a ver cómo vivíamos, no nos llegaba el agua, la luz se cortaba, no fueron nunca”, cuestionó.

Verónica relató que cuando se fue a Roca para cobrar un juicio que le había salido “No esperaron ni media hora y fueron a retirar a los chicos del domicilio. Había gente que los miraba y los cuidaba. No estaban solos. Destruyeron la familia. Éramos felices. Estábamos todos juntos y se encargaron de separar a mis hijos, el de 14 para un lado el de 16 para el otro. No hay otra explicación. Conmigo estaban bien. El de 14 estaba en el Hogar y yo lo saqué. Es el que murió”.

Sobre la noche del crimen relató que su hijo de 16 estaba dentro de la casa y lo fueron a buscar un grupo, entre ellos su hermano de 14 años. “Él me dice que estaban dentro de la casa, habían llegado de un cumpleaños, ya se habían instalado cuando de repente le cascotean la casa y le gritaban que salga. Le querían pegar. Estaban todos con cuchillos”.

"Me dijo que no lo había querido hacer, que estaba arrepentido. Que lo fueron a patotear y reaccionó así”, relató a Diario Jornada.

 Verónica pide ayuda para poder tener una casa ya que la que tenía se la usurparon y teme que sus otros hijos sean dados en adopción.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!