Cristina de los Ángeles Ayala, la madre de Alan Bopp, el joven asesinado de una puñalada en Puerto Madryn, pidió a los jueces de la Cámara que dejen firme el fallo que condena a 22 años de cárcel al homicida de su hijo, que solicitó esta semana su libertad.

Este viernes se concretó la audiencia de revisión de la sentencia que apeló el condenado por el homicidio, Juan Colemil Navarro, de 29 años, quien ahora esgrime que apuñaló a Alan Bopp para “defenderse de una agresión” y, por esta razón, pide su absolución o una rebaja de la pena.

La mujer concurrió a los tribunales acompañada de sus dos hijos, hermanos de la víctima del crimen atroz que sucedió la madrugada del 20 de abril del 2020 en el barrio Comercio.

"Le pedí a los señores jueces que, como padres, ratifiquen la condena de 22 años; se juntaron todas las pruebas necesarias que demuestran que no hicimos absolutamente nada. Estábamos en la puerta de casa, ellos vinieron a atacarnos y mataron a Alan con crueldad", dijo la madre de Alan Bopp a ADNSUR.

La madre y los hermanos de Alan contaron, después de la audiencia, que es doloroso revivir las circunstancias que terminaron en la fatalidad, pero que no están dispuestos a abandonar la lucha hasta verlo al asesino en la cárcel.

La mujer reiteró que a su criterio hay sobradas pruebas que demuestran la culpabilidad del condenado como para que la sentencia quede firme de una vez. 

El tribunal compuesto por los camaristas Rafael Lucchelli, Flavia Trincheri y Leonardo Pitcovsky, dará a conocer la decisión el próximo 14 de noviembre, a las 12:30 horas. 

Recién entonces se sabrá si la condena a 22 años de cárcel contra Colemir queda firme o le morigeran la pena.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!