ESQUEL (ADNSUR) – Un esquelense de 43 años murió el lunes por la tarde en Florianópolis, Brasil, tras sufrir una descarga eléctrica en un campamento. Se trata de Darío Esponda, hermano de Javier, reconocido judoca de la ciudad de Esquel.

Según informó el diario O Globo, el hombre habría manipulado un artefacto eléctrico cuando recibió una descarga fulminante mientras estaba en una casa rodante, en un camping ubicado a pocas cuadras de la playa. Durante 40 minutos le realizaron reanimación cardiopulmonar, pero el hombre no sobrevivió.

Desde Brasil, su hermano Javier aseguró que la conexión eléctrica de la casilla era irregular y le provocó la muerte. Además relató  cómo sucedieron los hechos que lo llevaron a contratar un abogado para realizar una denuncia penal por la muerte de su hermano. Además gestiona ayuda a la mujer de Darío y su pequeño hijo, para que puedan volver a Córdoba, donde viven hace un tiempo.  

Habló el hermano del chubutense que murió electrocutado en Brasil: “Si se cortaba la luz, se salvaba”

“Darío estaba yendo a buscar el termo del mate a un dormi enfrente de la casilla que estaba aparentemente electrificada. En vez de pasar por delante, pasa por detrás, en un espacio muy reducido y al subir el pie para pasar queda electrocutado”, aseguró. Y aclaró que su cuñada, viendo que tardaba mucho en volver salió a buscarlo y lo encontró en una posición rara “estaba electrocutándose, lo toca y salen despedidos los dos”, dijo a EQS Notas.  

Javier además confirmó que está  recolectando las pruebas para facilitarle al abogado y radicar una denuncia penal. “La casilla estaba enchufada hace tres semanas porque las personas no estaban ahí. No existió en ningún momento un corte de electricidad porque si no mi hermano se hubiese salvado”, aseguró.

Habló el hermano del chubutense que murió electrocutado en Brasil: “Si se cortaba la luz, se salvaba”

Al respecto, indicó que “Es una situación que nos parece muy irregular, que no se haya vallado la zona donde se murió mi hermano. La casilla estaba enchufada a 220 de un tomacorriente del techo. No estaba enchufada directo, sino por intermedio de un triple. Se puede ver en la foto que el cable está chamuscado en una de sus patas”, afirmó.  

Por último, expresó su angustia y enojo por lo sucedido: “Las normas de acá son diferentes a la Argentina y por ahora se están manejando con un poco de impunidad. Ayer testigos vieron cómo una camioneta se llevaba la casilla del camping. Me pregunto cómo son los procedimientos en Brasil que no secuestran los elementos que están involucrados”.