La jueza María Tolomei resolvió dictar una pena de 3 años de prisión de ejecución condicional para el ex secretario general de la ATECh, Santiago Goodman, hallado culpable como coautor del incendio de la Legislatura de Chubut, ocurrido el 17 y 18 de septiembre del 2019 durante las protestas docentes por reclamos salariales. 

Además de tener que hacerse cargo de las costas y gastos del proceso legal, a Goodman también se le impuso ciertas pautas de conducta que debe cumplir. Según estableció la jueza Tolomei, debe fijar domicilio y concurrir cada 3 meses a la oficina de control de ejecución. Además, cuando la condena quede firme, tiene dos años para realizar un curso de derechos humanos y otro de derecho constitucional con una duración mínima de 30 horas, y también deberá realizar -en un plazo de un año- 50 horas de tareas comunitarias no remuneradas en la biblioteca de la Legislatura de Chubut.

La decisión de la magistrada se conoció este miércoles pasado el mediodía en la Oficina Judicial de Rawson.La fiscal Florencia Gómez que había solicitado 5 años de prisión de cumplimiento efectivo para el ex gremialista mientras que el abogado defensor había pedido la mínima de tres años, que es excarcelable.

"Quien transgrede las normas debe asumir la responsabilidad que establece el Código Penal", aseguró la jueza al inicio de la audiencia y negó de lleno que se criminalice la protesta, como había denunciado el propio Goodman días atrás. Este derecho, sentenció Tolomei, está garantizado "siempre que se realice en forma pacífica", haciendo hincapié en que "el derecho de reunión no es absoluto ni ilimitado", citando doctrina internacional.

La anarquía no permite la convivencia. No es opinión mía. Surge del sistema de normas que nos rige. La falta de respuesta de los responsables, la injusticia, ¿habilitan la creación de un peligro para las personas y bienes? Claramente no”, sostuvo la jueza.

Santiago Goodman durante la lectura de la sentencia. Foto: Twitter Angie Alvarez.
Santiago Goodman durante la lectura de la sentencia. Foto: Twitter Angie Alvarez.

Para la jueza, las palabras de Goodman en su declaración "implican una confesión", además de saber que su conducta era prohibida y lo llevo a cabo igual. De todas formas, para ella fue una acción espontánea y no organizada.

La protesta de esa noche del 17 de septiembre del 2019 que arrancó pacífica se convirtió en violenta por el fuego, según pruebas que no han sido controvertidas. "Creer que no compartir una decisión de gobierno permite destruir bienes públicos y poner en riesgo la vida de personas sería propio de la anarquía", argumentó Tolomei.

La jueza mencionó que "en su propia versión Goodman admitió haber aportado cubiertas en varios viajes" en la Kangoo del gremio "para arrojarlas al fuego que ardía debajo de las salas de la Legislatura", que provocó los daños en el edificio, además de haber quedado registrado en cámaras periodísticas.

Por su parte, la Fiscalía sostuvo en su alegato en la audiencia de cesura que Goodman "tuvo una participación activa y colaboró en mantener y avivar el incendio" y que era completamente consciente de sus actos.

"No quiero ir en cana", había dicho, por su parte, Goodman el mismo miércoles que lo declararon culpable después de la audiencia en un discurso que pronunció ante los manifestantes en el que llamó a "la unidad de la lucha docente".

LA SENTENCIA DE LA JUEZA

Durante la lectura de la resolución, la jueza aclaró que la escala punitiva que aplicaría es la prevista en el Código Penal, y consideró que el hecho que sea un representante gremial agrava la situación porque su investidura debería "dar el ejemplo".

Goodman había sido hallado coautor penalmente responsable del delito de incendio estragoso, en tanto que otras dos coimputadas, Mariana Castro y Marcela Ancaleo, fueron absueltas de las imputaciones respecto al incendio en el palacio legislativo.

Al mismo tiempo, días pasados y a la hora de dar a conocer su veredicto, la jueza Tolomei había absuelto a los tres acusados por los hechos vandálicos ocurridos en esa misma fecha en la Casa de Gobierno.

COMO FUE LA “CONFESIÓN” DE GOODMAN

Tolomei repasó el relato de los testigos, entre los que sumó a policías, bomberos y periodistas que estuvieron la noche de los incidentes. Los mismos demostraron que el fuego provocó el deterioro del edificio además de la caída de la mampostería, y que “se hacía difícil respirar” mientras duró la protesta y en los dos días posteriores. 

“Los aspectos sustanciales de los hechos han sido aceptados por los imputados. Goodman expresó que cuando se enteró que cuando se enteró el fallecimiento de las docentes, el dolor se transformó en mucha bronca y en la sensación de que las cosas no podían quedar así”, recordó la jueza en su exposición.

Tolomei repasó la declaración del gremialista, que relató el diálogo con los diputados provinciales y los hechos ocurridos tras la muerte de las dos docentes en la ruta y en los minutos previos al ingreso a la Legislatura por parte del grupo de manifestantes.  El “reconocimiento liso y llano de Goodman de haber buscado cubiertas para alimentar el fuego fue corroborada por testigos”, sostuvo la jueza, quien referenció también videos aportados en el expediente y expuestos en el juicio.

"Las palabras de Goodman son una confesión, en donde admite que resolvió hacer lo que en un principio había decidido no ejecutar. Tuvo tiempo para la reflexión. Pero el acusado llevó los materiales para alimentar el fuego, provocando peligro de modo conjunto con otras personas”, sintetizó.

¿Querés mantenerte informado?
¡Suscribite a nuestros Newsletters!